Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Las autoridades policiales y judiciales se encargaban de investigar el presunto asesinato de dos bebitas gemelas, en la localidad bonaerense de Las Malvinas, en el partido de General Rodríguez. El supuesto ilícito se descubrió cuando la madre de las nenas concurrió ante los funcionarios y dijo que se había fugado de su vivienda, donde era mantenida cautiva por su marido, a quien acusó de asfixiar con una frazada a las chiquillas porque estaba cansado de su llanto. Sin embargo, al ser demorado preventivamente, el individuo argumentó que su pareja era la responsable del doble crimen y que, luego de matar a las chicas, las prendió fuego, para después arrojar los cadáveres quemados al río Luján.

Al respecto, los voceros del departamento judicial de Moreno- General Rodríguez afirmaron que el hecho comenzó a ser investigado el sábado cuando María Jael Soledad Morra, de 33 años, concurrió ante las autoridades y dijo que había logrado fugarse de su humilde finca, donde estuvo varios meses cautiva en poder de su pareja, un ciudadano boliviano, llamado Nelson, quien le impedía abandonar la vivienda para que no lo denunciara por haber asesinado a las bebitas gemelas de la pareja, identificadas como Natalí y Sofía Morra.

Trascendió que la mujer agregó que el extranjero había matado a las nenitas porque estaba cansado de su llanto y que, por dicho motivo, resolvió asfixiarlas con una frazada.

Inmediatamente los servidores públicos de la comisaría de Las Malvinas (2ª de General Rodríguez) concurrieron al domicilio, situado en el cruce de Manuel Belgrano y Los Pinos, en el citado distrito, en el oeste del conurbano provincial.

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, las criaturas habían nacido el 23 de junio pasado.

Como consecuencia de la narración aportada por la mujer, los pesquisas policiales de la seccional demoraron preventivamente al individuo, quien para defenderse de la acusación señaló que su pareja tenía alteraciones mentales y que había sido ella en realidad la responsable del doble asesinato.

Nelson, de 38 años, aportó mayores detalles al extraño caso y sostuvo que su esposa, tras matar a las gemelas, había quemado los cuerpos, para luego lanzarlos a las aguas del río Luján.

Diferentes diligencias

Por dicho motivo, los funcionarios de la Justicia, ante la sospecha de un "doble homicidio agravado por el vínculo", resolvieron llevar a cabo una serie de diligencias en la mencionada zona para establecer de manera fehaciente lo ocurrido, ya que se procura averiguar el paradero de las menores, si la mujer padece severos problemas psiquiátricos y si el hombre tiene alguna participación en un presunto acto delictivo. Habitantes del barrio afirmaron estar sorprendidos por la tremenda situación.