Jonathan Fabbro se entregó a la Justicia en la ciudad de Puebla, México tras haber sido acusado de abuso sexual. El futbolista pedirá su extradición inmediata para ser juzgado en Argentina, siguiendo el consejo de su abogado.

La Justicia argentina había emitido una orden de arresto nacional e internacional contra el jugador, a quien empezó a investigar desde abril pasado. 

Fabbro puede recibir una condena de hasta 20 años de cárcel. La solicitud del juez Santiago Quian Zavalía precisa que los abusos se basaban en tocamientos, sexo oral y masturbación. Habrían comenzado cuando ella tenía 6 años y se prolongaron de 2012 hasta 2016. 

El caso comenzó con la denuncia de la madre de la niña. "La nena cuenta a su familia lo que le ocurrió después de que su hermano se da cuenta de que está chateando con Fabbro y todo quedó registrado en audios", dijo su abogado Gastón Marano.

"Me contó que cuando tenía seis años la tocaba por todo el cuerpo, la besaba como si fueran novios y hace un año atrás la penetró. Además, le pedía que se saque fotos en pollera y que se las enviara. No lo puedo creer. Siempre le tuve confianza por ser de la familia", relató la madre de la pequeña.