Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Momentos de gran tensión y dramatismo se vivieron en la localidad bonaerense de Libertad, en el partido de Merlo, cuando un individuo, de 18 años, se efectuó un balazo en la cabeza, luego de atrincherarse dentro de una vivienda, la cual fue de inmediato rodeada con profesionalismo por los pesquisas policiales. Previamente, el sujeto, que se cree habría obrado drogado, había herido de un tiro a uno de los moradores del inmueble.

Los voceros de los tribunales de Morón revelaron que los hechos comenzaron cuando el joven, identificado como David Arce, de 18 años, ingresó a una finca que está situada en el cruce de Arenas y Uspallata, entre los barrios El Pericón y Los Paraísos, en el oeste del conurbano provincial, donde vive Abel Pereyra, de 48 y que se desempeña como pintor.

Por motivos que se procuran determinar, Arce habría discutido con Pereyra -supuestamente había un vínculo entre ambos- hasta que el atacante, descontrolado, le disparó un balazo en una de las manos a su adversario. A raíz de un llamado al número telefónico de emergencias 911, efectuado por la gente del humilde vecindario, integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de la zona y del Grupo de Apoyo Departamental (G.A.D.) de Merlo arribaron al escenario del violento incidente y, de inmediato, rodearon el domicilio, mientras trataban de que el sujeto depusiera su belicosa actitud.

Grueso calibre

Trascendió que Arce, al advertir la maniobra de estos servidores públicos, se encerró en un dormitorio que está ubicado en el sector trasero de la casa y desde el lugar comenzó a gritar que "la había fallado a uno de sus amigos". Finalmente, dicho muchacho efectuó un balazo y luego se colocó esa arma de fuego en la sien izquierda, para entonces dispararse un certero balazo en la región craneana.

La tensa situación motivó que los policías irrumpieran en esa vivienda, donde vieron al joven que yacía ensangrentado a pocos metros de una pistola Bersa Thunder 9 milímetros y de 2 vainas servidas del mencionado calibre. Con gran rapidez Arce tuvo que ser trasladado, de urgencia, al Hospital Municipal Eva Perón, ubicado en Colón al 400, entre Chacabuco y Maipú, en Merlo, oportunidad en la que fue sometido a una operación, a cargo de los facultativos del establecimiento.

El paciente agoniza en dicho centro asistencial. Pesquisas de la comisaría de Libertad (4ª de Merlo) establecieron que el arma tenía pedido de secuestro, ya que aparentemente este muchacho se la habría sustraído a otro de sus amigos, en un expediente que se tramitó en la Unidad Funcional N° 1 de Morón, a cargo del fiscal Oscar Adolfo Marcos.

Versiones aportadas por consternados habitantes del vecindario sostienen que Arce habría actuado drogado cuando ingresó a la casa en la que habita Pereyra, aunque los investigadores de la seccional no descartan otras hipótesis. Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Merlo se encargaron de supervisar el procedimiento.

Intervino en la causa, que fue caratulada "Tentativa de suicidio y lesiones", el doctor Mario Alberto Ferrario, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 3, del departamento judicial de Morón.