La jóven de 19 años que se hizo "conocida" como "la cheta de Núñez" pasó horas de furia y escándalo en la vía pública, en pleno barrio de Núñez. Insultos y frases racista al personal policial que intentó calmarla tras una fuerte discusión con su pareja, terminó convirtiéndola en una de las "protagonistas" de la jornada. 

Aún en etapa de adolescencia, con las conducotas revolucionadas por la etapa de cambios que atraviesa pero que, claro, nada justifica su virulenta reacción, la rubia, de la que aún no se conoció su nombre y apellido, se sabe que tiene un muy buen nivel económico y creencias y costumbres que, poco y nada, tiene que ver con el respeto al cuidano, con similitudes a lo que fue la polémica por la "cheta de nordelta". 

De expresiones racistas y con una forma de comunciarse donde el elevado tono de voz, después de ofrecer un "espectáculo" en la vía pública, en la intersección de las calles Federico Lacroze y Conde, piden que sea multada con una obligación social que excluya el posible pago de una suma de dinero. 

Para la autora de frases de  "déjame de grabar vos, pobre de mierda", "no me toques, no me gustan las negras, soltáme, me da asco" y "aparte graban. Miren lo que son, con esas ojotas de indio pobre", piden que, a partir de ahora y por un tiempo, claro está, se ecargue de tareas comunitarias destinadas al servicio social, con el fin de que reflexione no solo sobre su accionar y expresiones en voz alta sino que, quizá, también, la invite a empaparse en realidades que, al parecer, desconocería. 

Aunque para ella, por estas horas, su máxima preocupación sigue pasando por la supuesta infidelidad que habría cometido su novio, por el que venía discutiendo con en un taxi hasta que el chofer del móvil que los trasladaba por la zona, debió llamar al 911 para contar con asistencia de la Policía Federal.