Por María Helena Ripetta
@mhripetta

Carla Elizabet Puertas tenía 35 años cuando la mataron el 1º de febrero 2019 en Escobar. La encontraron muerta en un sillón y como es epiléptica en principio se pensó en una muerte por la enfermedad. "Está caratulado por muerte violenta, fue ahorcada. No tenemos culpable, pero en el cuerpo de mi hermana encontraron ADN", dice a Crónica Pamela, quien está muy preocupada porque le dijeron que se perdió una prueba clave para la investigación. La familia sospecha de un ecuatoriano, que se habría ido ya del país poco después de la muerte de ella y que la celaba mucho a través de las redes sociales. Encima, el celular de ella se perdió y podría contener importantes pruebas.

"Primero pensé que mí hermana falleció de epilepsia. Recién en siete meses nos enteramos por fiscalía que la mataron. Todavía no sabemos bien quién fue", cuenta la hermana de la víctima. "El 31 de enero di a luz a mí hijo y el 1º de febrero en el hospital me entero por mí hermano y mí marido que mí hermana falleció".

"Ese día mi hermana Adriana se fue a cuidar a mí abuela con mis dos sobrinas. A las once de la noche mi hermana la encontró a Carla en el sillón con todas las luces apagadas, ella pensó que estaba durmiendo, cuando se dio cuenta y la fue a mover vio mal. Mis sobrinas estando presentes, de 2 y 3 añitos. Adriana llama a mí mamá que estaba conmigo en el hospital. Mi hermana como veía que no reaccionaba le hizo RCP", recuerda con tristeza Pamela, quien integra el grupo de Familiares Atravesados por el Femicidio.

"Carla era una chica de casa, trabaja en la iglesia, era una persona solidaria, le gustaba colaborar en los barrios de Escobar, no tenía maldad. Tenía esa inocencia, su enfermedad le trajo problemas de conseguir trabajo, fue discriminada por tener epilepsia, pero ella siguió adelante. Era muy compañera, en todo lo que pudo nos ayudó, en todo una gran persona", la describe Pamela.

Si bien la familia no tiene un sospechoso, saben que un chico se comunicaba con ella por Facebook o por videollamada. El siempre la controlaba por WhatsApp, según pudieron saber. También saben que es ciudadano ecuatoriano, y que quizás regresó su país.

"Nos dijeron que se perdió el celular, allí seguro había mucha información. Es una vergüenza que pase eso. Es mucho dolor el que tenemos", sostiene Pamela. "Queremos saber qué fue lo que pasó y que se haga justicia", reclamó.

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos