La ex mujer de Nicolás Pachelo aseguró ante los fiscales que la indagaron durante nueve horas por el crimen de María Marta García Belsunce que es inocente, y prestó su conformidad para hacerse los cotejos de ADN requeridos por los investigadores.

Además, la mujer reiteró en varias oportunidades en la indagatoria que “no estaba en el country Carmel de Pilar” cuando hace 15 años fue cometido el asesinato y que ella no es la denominada “Dama de Rosa” que fue vista merodeando la casa de la víctima.

Un vocero judicial describió que Dávalos Cornejo (39) se mostró “como una mujer dominada por su marido” y que en un principio le creía que él no tenía nada que ver, como lo denunciaba la familia de María Marta, no obstante luego resolvió separarse cuando comenzaron a surgir problemas penales y transitó un proceso de divorcio con amenazas, denuncias y restricciones de hogar.

La imputada llegó a las 9.40 a las fiscalías de Pilar, pero ingresó en una camioneta marca Jeep verde y acompañada por uno de sus abogados, Diego Olmedo, por una puerta lateral ubicada sobre la calle Ituzaingó al 300, donde hay una sede de la Policía Local, mientras que dentro del edificio ya la esperaba su otro defensor, Francisco García Santillán.

Según las fuentes, la indagatoria ante los fiscales Andrés Quintana y María Inés Dominguez se inició puntualmente a las 10 y aunque sufrió un receso obligado por un breve corte de luz que hubo en la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar, se extendió hasta las 19.

La indagatoria comenzó con la lectura del hecho que le imputan y los delitos por los que la acusan: “robo agravado por el uso de arma en concurso real con homicidio criminis causa” -cuando se mata para ocultar otro delito y lograr la impunidad-, que prevén una pena de prisión perpetua.

Dávalos Cornejo le manifestó a los fiscales su consentimiento para hacerse un cotejo de ADN con la sangre de mujer hallada en la escena del crimen, pero la muestra no fue tomada en el momento porque la defensa pidió que se realice directamente en la Asesoría Pericial de La Plata para que no se pierda la cadena de custodia.

Además, la defensa adelantó que la mujer se va a realizar un estudio genético privado que lo van a aportar a la causa como evidencia. 

En la escena del crimen de María Marta, fueron halladas manchas de sangre que al ser analizadas revelaron la presencia de dos perfiles de ADN masculinos y uno femenino, que nunca fueron identificados y dieron negativos con todos los familiares, conocidos y sospechosos, entre ellos el viudo Carlos Carrascosa (73) y Pachelo (41), y que nunca fueron cotejados con Dávalos porque ella en 2007 se negó.

El ADN femenino distinto al de la víctima se encontró en la alfombra de la antesala del baño donde a María Marta la remataron de cinco balazos en la cabeza con un arma calibre .32.

Las fuentes también confirmaron que Dávalos se desligó de cualquier vinculación con el asesinato de la socióloga y explicó que aquel 27 de octubre de 2002 no estaba en Carmel a las 18.30, nuevo horario del crimen según el forense que hizo la autopsia, porque se había ido más temprano a la Capital Federal y ofreció testigos para probarlo.

La ex de Pachelo -divorciada desde 2009 y con quien tuvo tres hijos-, dijo que como había tenido un accidente de tránsito unos días antes, no estaba manejando, y que por ello alrededor de las 14 salió caminando por la guardia con un ’huevito’ portabebés con su hijo nacido hacía dos meses y otro de sus hijos para tomarse la combi que la llevó a la Capital Federal.

Según sus dichos, fue a la casa de su madre en Palermo, donde dejó a los niños . se encontró con dos amigas, y luego concurrió con una de ellas a un recital de Diego Torres en el estadio Luna Park hasta la noche, cuando regresó con su por entonces marido a El Carmel.

Además, negó ser la llamada “Dama de Rosa” que fue vista salir de la casa del matrimonio Carrascosa detrás de los médicos de la ambulancia que intentaron reanimar a la víctima y cuyo identikit "de rasgos similares a los de ella" fue elaborado por Nora “Pichi” Burgues de Taylor, la amiga de María Marta y vecina del country.

El resto de la declaración Dávalos relató cómo fue su relación con Pachelo desde que lo conoció a los 15 años y los problemas que atravesaron como matrimonio hasta que se separaron.

Pachelo había sido convocado a indagatoria el próximo martes pero la diligencia quedó pospuesta por un viaje al exterior de su abogado, Roberto Ribas.

El viernes pasado, a pocos días de que se cumplan 15 años del crimen, los nuevos fiscales que fueron puestos a investigar el caso desde la foja 1 antes de que el 27 de octubre prescribiera la causa, citaron a indagatoria a Pachelo y a Dávalos Cornejo como sospechosos de cometer el crimen de la socióloga asesinada de seis balazos en la cabeza dentro de su casa del country El Carmel. 

Luego de nueve meses de trabajo y de analizar los 42 cuerpos que actualmente tiene la causa, los fiscales Quintana y Domínguez tienen sospechas de que el entonces matrimonio estaba dentro del country al momento del crimen y que la hipótesis que apuntaba al vecino sospechoso por sus antecedentes de robos, no fue investigada como era debido por el fiscal original del caso, Diego Molina Pico. 

El robo de un cofre metálico de la asociación benéfica “Amigos del Pilar” que María Marta guardaba en su casa con dinero, tres chequeras y la llave de una caja de seguridad, es el posible móvil del crimen para los nuevos fiscales del caso.