El lunes pasado, un nene de 11 años le disparó a su papá por la espalda con una escopeta calibre 28. El arma la sacó de abajo de la cama, la llevó hasta la cocina de la casa en la que ellos, y su hermana de 19 años, compartían en el barrio 12 de octubre de Berazategui, y le disparó. "Maté a papá", le dijo a su hermana cuando irrumpió en escena.

El hombre de 51 años murió en el Hospital Eva Perón. Pero mientras agonizaba, el padre, identificado como Alcides Lavandeira, contó que lo ocurrido había sido un accidente. El nene, explicó la joven, tiene un retraso madurativo.

El caso es investigado por la UFI N°1 del Fuero Penal Juvenil de Berazategui, a cargo del fiscal Federico Weinstein, quien ya ordenó una serie de pericias y medidas para reconstruir el hecho, caratulado como “homicidio culposo”.

“El chico está con su familia, para su contención”, señalaron desde la justicia sobre el menor que es inimputable.