Por Melanie Berardi

@MelBerardiOk

Son 12 meses eternos desde ese 30 de abril de 2020, en plena cuarentena por el coronavirus, cuando Facundo Astudillo Castro salió de su casa en la localidad bonaerense de Pedro Luro para ver a su novia en Bahía Blanca, a 121 kilómetros de distancia. Para Cristina Castro, su madre, estos 365 días son "una vida entera" que los "golpeó y los cambió al cien por ciento", contó a cronica.com.ar.

Al joven de 22 años comenzaron a recordarlo en su ciudad, en el partido de Villarino, desde los primeros días de este mes. La organización "Mil flores para Facu", que visibiliza la causa, puso pasacalles y pegó carteles en esa localidad, así como en las vecinas Mayor Buratovich y en Teniente Origone, donde efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires reconocieron haberlo visto un año atrás.

Facundo Astudillo Castro tenía 22 años (Archivo).

Cerca de las 10 de esa mañana del 30 de abril, en el kilómetro 779 de la Ruta 3, Facu recibió la primera contravención por violar la cuarentena al ser detenido por los oficiales Jana Curruhinca y Gabriel Sosa de la Subestación Comunal Mayor Buratovich, quienes le sacaron una foto al DNI y luego lo fotografiaron de espaldas, junto a su mochila y al lado de la camioneta policial, tras lo cual lo dejaron seguir su camino.

A las 15.27, en el kilómetro 750 de la Ruta 3, fue nuevamente interceptado en cercanías del puesto policial de Teniente Origone por el oficial Alberto González, quien declaró que identificó al chico a través de su licencia de conducir porque no tenía su documento (algo que nunca se develó el motivo, ya que en la primera contravención, estaba en su poder).

Este policía, no sólo lo dejó continuar a pesar de la cuarentena, sino que además contó que pocos minutos después lo vio subir a una camioneta en dirección a Bahía Blanca. La cuarta policía que fue mencionada en el expediente en Siomara Flores, quien relató haber trasladado al joven hasta un lugar cercano a Bahía Blanca.

Con el cúmulo de indicios, la querella pidió que estos cuatro policías que lo retuvieron en la ruta ese día de la desaparición sean detenidos, pero la jueza federal 2 de Bahía Blanca a cargo del expediente, María Gabriela Marrón, desestimó el planteo y consideró que era "inoportuno".

La tensión entre efectivos bonerenses con Cristina y sus abogados comenzó a escalar tras la primera marcha masiva de los vecinos en pedido de Justicia por Facu. Al finalizar la protesta por las calles de Pedro Luro, con 8 grados bajo cero y llovizna, los letrados fueron alertados esa tarde por el hallazgo de unos restos óseos en un basural de Mayor Buratovich. 

Cristina llegó como pudo hasta allí, con la ayuda de unos conocidos. "Ese fue nuestro primer gran enfrentamiento con la Policía bonaerense. No me dejaban pasar al lugar ni ver a mis abogados ni los restos que encontraron. Amenazaban a mi abogado dentro del basural. Les dije que iba a entrar porque mi hijo podía estar tirado y ellos no me lo iban a impedir. Fue muy tenso, pero ellos no nos iban a intimidar ni quebrar", contó la mujer.

Sí eran huesos, pero pertenecían a un animal. "Hasta el día de hoy, no sabemos de qué animal", aseguró la madre de Facundo. Y recordó: "En un principio, fue pelear y pelear. Sabía que luchabamos contra gigantes. Primero era la Policía bonaerense y después, pasamos al fuero federal. Era como que todo el mundo iba en contra nuestra, no nos quería escuchar".

Facundo junto a su mamá Cristina Castro (Archivo).

Tras una reunión con el procurador general de la Nación, Eduardo Casal, Cristina logró el compromiso de sumar a los fiscales Horacio Azzolín y Andrés Heim.

"Tuvimos que aprender de lucha, sobre reclamos, de Justicia y de política, algo que yo y mi familia detestabámos. Es un año de toparnos con la caradurez y con esa vena abierta de la dictadura, que nos duele y golpeó muy fuerte. Seguimos más unidos que nunca para pelear por Justicia", aseguró Cristina.

Entre amenazas y pedidos de Justicia

 La Justicia comenzó a investigar el caso como una "averiguación de paradero" pero, a instancias de la familia y sus abogados Leandro Aparicio y Luciano Peretto, la causa pasó al fuero federal y se recaratuló como una "desaparición forzada".

Castro explicó que le costó mucho visibilizar la búsqueda de su hijo. Con su familia y amigos recorrieron descampados, desagües y campos linderos a la ruta por algún rastro de Facu. "Estabámos en la cuarentena más complicada y dura del año pasado. Parece que pasó una vida entera en un año. No sabía nada de comisarías, denuncias ni patrulleros. No sabía de Justicia ni de medios de comunicación. Nos tocó enfrentarnos todo eso. Llamaba a cada lugar donde nos decían que vieron a Facu, era un derrotero de no terminar nunca más", rememoró.

A 107 días de la desaparición ocurrió el quiebre de la investigación. Un pescador encontró los restos de Facu en un cangrejal en la zona de "Cola de Ballena", cercano a la localidad de Daniel Cerri. Según la autopsia elaborada y coordinada por el prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), el chico falleció por una "asfixia por sumersión".

La madre de Facu, junto a sus abogados, cuestionaron durante la investigación al fiscal federal que llevó adelante la investigación, Santiago Ulpiano Martínez, al punto que lo recusaron (sin éxito) en dos oportunidades.

"La primera entrevista que tuvimos con el fiscal, él quería llamar al Jefe de la Bonaerense para que le dijera qué habían hecho con mi hijo cuando nosotros la habíamos denunciado. Él nos dijo algo así como 'esto es lo que hay o se presentan como querellantes'. Así lo hicimos junto a la Comisión Provincial por la Memoria (CPM)", detalló la mujer.

Tampoco escatimaron sus críticas para con el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, a quien acusaban de no hacer los esfuerzos necesarios para el esclarecimiento, y lograron que la Policía Bonaerense fuera separada de la investigación y que intervinieran las fuerzas federales. Cristina reconoce que aún charla con la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, quien "siempre" la atiende "amablemente"

La última foto con vida de Facundo Astudillo Castro. Estaba en el celular de uno de los policías (Archivo).

En su querido Villarino, aseguró que vive "las mismas injusticias todos los días". "Sufrimos hostigamento de un dirigente municipal de Villarino y a todas las personas que se acercaron a nosotros y de la Policía, ni hablar. En el último secuestro de los teléfonos de los policías mencionados en la causa, había muchisímas fotografías mías, en mi trabajo, en mi casa con mis nietas. Me estaban vigilando de todos lados", denunció.

"Me abrieron la cabeza"

"Empezaron a comunicarse conmigo los padres y hermanos de desaparecidos, que fueron el sosten y la ayuda para entender qué estaba pasando. Agradezco a estas personas que nos allanaron el camino, sabemos que no fue fácil, pero hoy en día estamos más cerca de pedir imputaciones y detenciones", contó Castro.

El último "gran paredón", dijo la mujer, es la jueza Marrón, quien fue denunciada por los abogados Aparicio, Peretto y Margarita Jargue, letrada de la CPM, por mal desempeño en el Consejo de la Magistratura de la Nación.

"Estamos esperando una respuesta de la Cámara Federal de Bahía Blanca, porque los tiempos de ellos no son los nuestros. Me indigna mucho. Estamos hablando de la vida de una persona. De mi hijo. Estos temas tendrían que tener más celeridad", reclamó.

Y continuó: "Para mí, habían matado a mi hijo, nada más. Cuando me abrieron la cabeza todas estas personas vinculadas a la defensa de los Derechos Humanos, nos ayudaron a entender qué era lo que estaba pasando. Esta es la vena de la dictadura que no se cerró y que sigue pasando en democracia"

"Todo lo que mi hijo me enseñó y yo mal escuchaba porque le decía que hacía política, pero él defendía los derechos humanos. Todo lo que me dijo lo fui recordando y todo lo que me decía era así. Y que para que haya nunca más Facus, para que no vuelvan a matar, empecé a investigar los casos de gatillo fácil y de detenciones durante la pandemia", explicó la mujer al tiempo que resaltó: "Vamos a seguir peleando. Comprendimos que las luchas son colectivas sino no llegás a ningún lado".

Homenajes a un año de desaparición y muerte de Facu

Los familiares, amigos y conocidos del joven organizaron para este viernes 30 a las 19.30 un bocinazo, que tendrá su replica en diferentes puntos del país de la mano de organizaciones. La propuesta es manifestarse sin bajarse de los vehículos y respetar el protocolo para evitar los contagios.

El sábado, en tanto, la organización "Mil flores para Facu" encabezará un evento cultural con música y la pintada de un mural en homanaje al chico. Será un evento reservado para 30 personas, al aire libre y con distancia social, por lo que prevén también trasmitirlo por redes sociales para quienes quieran acompañarlos

"Al mediodía de ese día estará la gente de la CPM para presentar un escrito sobre la causa, junto a mis tres abogados, para explicar en qué lugar de la causa estamos", agregó Cristina.

Además, los chicos de Turmalina presentarán una canción que compusieron en su memoria. 

"Es inevitable la tristeza, estuvimos llorando toda la semana, pero siempre terminamos riendo por alguna anécdota. Que él sepa que lo tenemos presente así, con alegría y pidiendo Justicia", concluyó la mujer.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos