El sujeto que le ofreció 3 mil pesos en 5 cuotas de $ 500 a su ex mujer para evitar ir a juicio luego de haberle propinado una feroz paliza seguirá preso.

Luego de haber roto su celular para que no pida ayuda y violar dos veces la prohibición de acercamiento, su defensa ofreció disculpas y alejamiento de Trelew a Córdoba, pero la víctima no aceptó. Lo hizo saber a través de la Fiscalía, representada por la fiscal general Silvia Pereira y el funcionario Rubén Kohler, que hicieron saber al magistrado que la víctima no aceptó lo ofrecido y que siente “terror”, por lo que pidió que su ex marido siga detenido. La declaración fue por video conferencia, ya que que la mujer, al tener una discapacidad que afecta además su parte emocional, no puede ser expuesta a situaciones que la alteren, como una declaración pública. Por lo tanto, el juez Sergio Piñeda resolverá el viernes a las 12 si acepta la suspensión del juicio a prueba propuesta por el imputado.

Que el imputado ofrezca un domicilio en Córdoba no satisface a la mujer. La fiscal aseguró que en otra oportunidad se fue a esa provincia y sin embargo, volvió a buscarla. Los padres del agresor advirtieron sobre el comportamiento de su hijo. “Dijeron que han pasado vergüenza, que no lo van a recibir en su casa. Deberá fijar otro domicilio”, aseguró.

Antecedentes

El Ministerio Público Fiscal plantea 4 años de prisión. Por eso no sería –dijeron- “aplicable lo que el imputado propone”. Además, existe la oposición de la víctima para la suspensión del juicio. “La probation tiene que tener conformidad del fiscal. Acá no se da así”, dijo Kohler y citó sentencias de los magistrados Jorge Pfleger y Alejandro Panizzi. “Se solicita que se mantenga la medida de coerción hasta la audiencia por el riesgo de fuga, además por lo manifestado por sus padres que no desean que frecuente el domicilio que ha constituido”. Salió al cruce la defensora Angélica Gómez Lozano quien insistió en que se otorgue la probation. Disintió con quienes la antecedieron respecto a que la medida tiene que tener el avenimiento del fiscal, sino que es el mismo juez quien puede decidir sobre la petición. Respecto a la constitución legal de domicilio en Córdoba y los problemas que el hombre tiene con sus padres dijo que “es grande y puede ofrecer otra dirección”.

Advirtió además que si bien manifiesta que la exesposa es discapacitada “vive sola y va sola a la Comisaría de la Mujer”, expresiones a las que Fiscalía retrucó: “No es así, tiene el monitoreo permanente de su hija y cuando recibió la golpiza fue a dormir a la casa de la vecina”.  

Retomó Gómez Lozano: “En los casos que se prevea la suspensión del juicio a prueba, la opinión del fiscal es vinculante. No que debe tenerse sí porque sí. Tiene que ser fundamentado. En este caso, nada impide que se lo otorguen. Voy a insistir”.

Y agregó: “La prisión preventiva no está ustificada. No hace falta. No tiene arraigo. Tiene una dirección en Córdoba y ofreció irse allá”. Se refirió al hecho: “Lesiones leves, daños y desobediencia no hablan de gravedad. Es una gravedad de conducta, no de hecho. No se puede medir eso para dictar una presión. Ya estuvo detenido. Ofrece separarse y distanciarse 1.300 kilómetros. Me opongo a la preventiva”.

La fiscal Pereira le reiteró al juez que “ya pasó que el imputado se fue 1.300 kilómetros y volvió a buscar a la víctima. No cumplió la medida dispuesta. Es la segunda vez que lo hizo”. El agresor tiene un hijo de 6 años en Trelew, motivo por el cual seguramente volvería.

Por otro lado, el imputado habló ante el juez Piñeda rogandole por su libertad y volvió a disculparse con la víctima. Dijo además que en la comisaría donde se aloja “recibí golpes”. Apuntó que a su hijo de 6 años “lo veo martes, jueves y viernes. Lo amo a mi hijo y tengo buena relación con él y su madre. Quiero que me dé la oportunidad de estar otra vez en la calle. Sé el delito que cometí y pido disculpas. No me considero una persona peligrosa. Ayudé a mi exmujer mucho. Le había pedido que nos tomemos un tiempo. No me dejó. No me dejaba salir de mi casa. Me puse a pensar que estaba sola y me quedé. Estoy endeudado. Traté de hacer todo lo mejor que pude”.

El juez Piñeda explicó que intervino en la revisión de la prisión preventiva por los 4 hechos que se le imputaron en función que su colega José García está de licencia.

“Intervine como subrogante. En la audiencia anterior se trataron los términos de la medida que viene cumpliendo pero se planteó lasuspensión de juicio a prueba. Como son  4 delitos, el defensor amplió la propuesta ofreciendo el pago de $3 mil pesos. Eso quedó supeditado a la víctima. Debíamos escucharla y confrontar con la propuesta del defensor. Mantengo la prisión preventiva”, informó Diario Jornada.