"No la vas a volver a ver más: la voy a matar", le dijo Leonardo Almirón (21) a su ex pareja Estefanía Arias (21) antes de fugarse con la hijita de ambos, de 2 años. Un día después, la Policía halló al hombre y a la nena sin vida, colgados de un árbol, en una finca ubicada en la localidad tucumana de Las Tipas.

El hecho conmocionó a Lules, una ciudad ubicada a 25 kilómetros al sur de la capital tucumana, donde vivía Arias con su hija, Solange. La mujer estaba separada del papá de la nena desde hace un tiempo debido a los maltratos físicos y psicológicos a los que él la sometía.

Sin embargo, Almirón la presionaba con retomar la relación. "No sé qué se le pasaba por la cabeza. Siempre hacía lo mismo, se la llevaba a la chiquita cada vez que ella le decía que no", contó una familiar de Arias, María Laura Herrera, según publicó La Gaceta.

En la tarde del viernes, el hombre apareció en la casa de Arias, discutieron y volvió a llevarse a la nena con una escalofriante advertencia: "No la vas a volver a ver más: la voy a matar"

Al irse de la casa, la abuela de la nena se dirigió desesperada a un retén policial que se había montado para vigilar el cumplimiento de la cuarentena. Desde ese momento, comenzó la búsqueda Almirón, que culminó en las últimas horas del sábado, cuando confirmaron que los dos cuerpos, colgados de un limonero, de una finca de Las Tipas, eran él y su hija.

El operativo montado en el lugar del hallazgo de los cuerpos.