Un hombre fue detenido en la provincia de Misiones, acusado de haber estafado junto a una mujer a unas doscientas personas a las que les prometía un trabajo en el predio de La Rural, en el barrio porteño de Palermo, a cambio de que depositaran una suma de dinero para pagar los supuestos uniformes que iban a utilizar.

Esta detención tuvo lugar en la localidad de El Dorado, Misiones y fue efectuada por agentes de la División Delitos Complejos de la Policía de la Ciudad, luego de diferentes investigaciones, las cuales determinaron que el sospechoso estaba escondido allí. Al mismo tiempo, se supo que la investigación se originó el 2 de agosto último a raíz de una serie de denuncias efectuadas por las víctimas en la comisaría 23ª de Capital Federal.

De acuerdo con los voceros, unas doscientas personas fueron convocadas al predio de La Rural por un hombre y una mujer, que supuestamente tenían una consultora de trabajo y las habían contactado mediante un sitio de Internet. El falso empresario, identificado como Alfredo G. (45), apodado Freddy, y una mujer llamada Natalia les habían prometido un trabajo en blanco de lunes a viernes, de ocho horas diarias y con un sueldo de 22.500 pesos mensuales.

A cambio, les pidieron como único requisito que depositaran en una cuenta bancaria una suma que iba desde los 170 hasta 1.000 pesos para saldar los costos de los uniformes que utilizarían para trabajar. Sin embargo, el día de la convocatoria concurrieron las casi 200 personas seleccionadas por Freddy y se dieron cuenta de que éste no había concurrido, por lo que comenzaron a llamarlo al teléfono de contacto pero ya estaba apagado, tras lo cual se percataron del engaño.

Con estos datos, el personal de Delitos Complejos detuvo a la mujer a las pocas horas y comenzó a buscar al estafador por orden de la jueza en lo Criminal y Correccional 38 porteña Wilma López.

Le cortan la caminata

En un primer momento, la policía determinó que el prófugo estaba domiciliado en la localidad bonaerense de Pilar, en la zona norte del conurbano. Al ingresar a la vivienda, los efectivos observaron que no había ocupantes y que había un gran desorden, y luego determinaron que Freddy había escapado con el botín obtenido de sus “empleados”.

Ante esa situación, los detectives continuaron la pesquisa y encontraron elementos que indicaban que el hombre podría estar escondido en El Dorado, ciudad ubicada a unos 200 kilómetros de Posadas, por lo que se trasladaron hasta esa zona. El personal policial estableció que había tres domicilios en los que el buscado estaría escondido desde principios de agosto y solicitó al juez competente de la ciudad una orden de allanamiento para cada uno de los lugares.

No obstante, mientras esperaban la autorización, los policías de la Ciudad detuvieron a Freddy mientras caminaba por el barrio Parodi, frente al aserradero de Puerto Piray. Tras la detención, el hombre fue trasladado a Capital Federal, donde fue indagado por la jueza López como coautor del delito de “estafas reiteradas”.

La magistrada dispuso el procesamiento con prisión preventiva para el acusado y ordenó la libertad bajo caución real para su cómplice, agregaron los voceros judiciales. “Si bien la suma sustraída no fue tan significativa, lo que realmente llama la atención es la cantidad de personas a las que estafaron”, dijo una fuente con acceso a la causa.