¿Dónde está mi hijo?. La escena era desgarradora, triste. Un mujer ensangrentada tirada en el piso frente a un nene de cuatro años. Su hijo, también con sangre en su cuerpito, le hablaba a su mamá. Ella ya no le contestaba, de hecho ya no lo registraba: él estaba parado al lado suyo pero ella insistía en preguntarle a los vecinos dónde estaba. 

Ella era Nadia Ferraresi, una peluquera de 25 años que minutos antes había sido cobardemente apuñalada por Omar Díaz. Según la reconstrucción, Díaz entró al domicilio de la joven cerca de las 6 de la mañana y la sorprendió durmiendo. 

Hubo un forcejeo porque la vivienda de Nadia así lo evidenciaba. Vidrios rotos, objetos caídos. Ella se defendió como pudo, pero recibió una estocada fatal en el estómago. No la mató enseguida, pero si 12 horas después en un hospital.

LEÉ TAMBIÉN: Tía de la peluquera asesinada: "Era una luchadora, una madraza"

Su hijo presenció todo. Salió ileso, quizá porque Ferraresi alcanzó a pedir auxilio en el palier de donde vivía: una especie de ph que daba a un pasillo con más viviendas. Y eso hizo que Díaz deba escapara raudamente como las cámaras de la vía pública lo mostraron.

O tal vez porque en su desorden mental, la obsesión que se baraja tenía Díaz con su víctima, sólo lo llevó a centrarse en la mujer. A quien los investigadores deberán determinar si pensaba abusarla, o simplemente matarla. Porque el robo, a esta altura, ya quedó descartado.

El lunes, poco después de que Nadia muera, Díaz fue detenido deambulando por la plaza Moreno en La Plata. Tenía la mano herida por un corte durante el forcejeo. En la tarde del martes, una pericia que llegó a manos de la fiscal Eugenia Di Lorenzo no permitió que Díaz declare en indagatoria.

LEÉ TAMBIÉN: Familiares y amigos de Nadia marcharon a la fiscalía

Según dicho informe su condición psiquiátrica se lo impide: el estudio recomendó su internación de manera urgente. En un informe pericial de 2016, está asentado que padecería esquizofrenia y demencia, por eso pasó un mes detenido en 2016 en el penal psiquiátrico de Melchor Romero. Luego fue liberado, y este lunes terminó con la vida de una inocente.