Un hombre salvó milagrosamente su vida cuando un ladrón le disparó cinco veces para robarle la moto y ninguna logró herirlo, en la ciudad de Córdoba, informaron fuentes policiales. Una de las balas le rozó el casco y la otra quedó incrustada en una caja de cartas de Pokémon que le había dado su hijo y guardado en el bolsillo de su campera.

El hecho fue cometido el miércoles, alrededor de las 18, en la calle Fermín Martín, sin número, del barrio IPV-Argüello. Allí, dos ladrones armados intentaron robarle la moto Honda Falcon 400 a Pablo Molina, empleado municipal que hacía cinco días la había comprado.

El hombre forcejeó con uno de los asaltantes, que le disparó cinco veces: tres balas le pasaron cerca de las piernas, una le rozó el casco y la otra dio en el bolsillo de la campera, a la altura del abdomen, y quedó incrustada en el mazo de cartas.

"Mi hijo me había pedido una cajita de figuritas, ayer me las pidió y hoy se las traje de recuerdo y las quería llevar a su casa para jugar con el hermano, pero me quedaron en el bolsillo", contó Molina al diario La Voz de Interior. Los ladrones, al ver que un patrullero llegaba al lugar, escaparon en la moto en la que se movilizaban, sin concretar el robo.

El hombre dirige la fundación "Plato Lleno", una organización solidaria que trabaja con varios comedores comunitarios de la ciudad y, a través del programa municipal Jóvenes en Acción, enseña hockey y rugby a chicos de barrios de escasos recursos económicos junto a otros profesores de educación física.

El caso es investigado por la comisaría 14 bis y la Unidad Judicial 19.

Fuente: DyN