Una madre de la ciudad de Alta Gracia denunció que su ex pareja le fracturó a golpes el costado izquierdo de la cara, y que como consecuencia del ataque deberán hacerle una cirugía reconstructiva.

“Estoy encerrada en mi casa, alimentándome con yogurt porque no tengo licuadora para triturar la comida”, relata Belén, quien cuenta con custodia policial desde que ocurrió el ataque, el jueves pasado.

“Necesito mis remedios para la cirugía, y estoy sin poder trabajar. Tampoco tengo licuadora. No puedo mover la mandíbula. Necesito apoyo y que alguien me diga qué va a pasar con este tipo. Estoy con demasiado miedo”, posteó la joven en Facebook, y dijo que desea comunicarse “con elColectivo Ni Una Menos“. 

Contó que todo ocurrió cuando fue a buscar a sus dos hijos: “Desde hace cinco meses tenemos custodia compartida”, sostiene Belén. Según ella, su ex pareja tiene cuatro denuncias por violencia de género.

“Esta fue la quinta. Pero sigue libre, estoy esperando que la Justicia de Alta Gracia haga algo“, se indigna. La denuncia fue presentada horas después del ataque.

“Cuando me agaché a levantar a mi hija, recibí las trompadas en la cara. En el momento sentí mucho dolor, pero no esperé que la cara me quedara así”, cuenta.

“Me toqué y tenía el costado izquierdo hundido. Me fui al hospital”, añade. En el Tránsito Cáceres de Allende de Córdoba le hicieron placas que arrojaron fractura de maxilar y hueso parietal izquierdos. “También tengo comprometido el ojo. ¿Y si lo pierdo?”, se indigna la mujer.

De allí la derivaron a otro hospital, donde la notificaron de la necesidad de una cirugía plástica reconstructiva.

“No puedo moverme. No puedo reír. No puedo masticar. Estoy dolida, me molieron a golpes y me tienen que operar la cara. ¿Qué espera la Justicia? ¿Que me maten?“, se pregunta Belén, informó Via País.

Si sufrís violencia de género, llamá gratis al 144.