Tres delincuentes armados y encapuchados asaltaron este miércoles a un jubilado y a su cuidadora en una casa del barrio porteño de Flores, pero fueron descubiertos por la policía y al huir arrojaron un bolso con parte del botín robado y cuatro armas de fuego en un recipiente de residuos, informaron fuentes policiales.

El hecho fue cometido alrededor de las 3 de esta madrugada en una casa de la calle Trelles 600, en Flores, y las víctimas, que habían sido con precintos por los delincuentes, fueron rescatadas sanas y salvas.

Según las fuentes, todo comenzó cuando los delincuentes accedieron a la vivienda mientras el dueño, de 73 años, y su cuidadora, de 53, dormían.

Los delincuentes los sorprendieron, los precintaron y luego revolvieron todos los ambientes de la vivienda en busca de dinero y objetos de valor. Los informantes indicaron que los ladrones guardaron parte de los objetos robados en un bolso, pero cuando se aprestaban a escapar, escucharon la llegada de la policía.

Es que el hijo del dueño de casa, que vive en otra vivienda en la planta baja, escuchó. movimientos extraños y alertó a la policía, por lo que varios patrulleros llegaron al lugar pocos minutos después y rodearon la manzana.

Los asaltantes huyeron por los techos y llegaron a Donato Álvarez al 700, donde arrojaron el bolso con parte de lo robado en un contenedor de basura.

Allí, los policías encontraron también un revólver marca Bersa Thunder calibre 22, una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros con la numeración limada, un revólver calibre 32 y un revólver calibre 38.
En el mismo bolso había además una linterna, guantes, dijes de oro, aproximadamente 4.700 dólares y 30.000 pesos, agregaron los voceros.

Otro grupo policial encontró en un contenedor de basura a metros de la casa asaltada una campera, pasa montañas, una gorra y precintos plásticos.

En la mañana de esta jornada Mariana, nuera del jubilado asaltado, contó a TN que con su marido escucharon “ruidos fuertes” en la casa de su suegro y decidieron llamar a la policía.

"Se escuchaba ruido porque estaban dando vuelta todo para robar. Mi marido fue el que llamó a la policía que solo tardaron tres minutos en llegar y rodearon toda la manzana", contó la mujer, quien agregó que “los delincuente entraron por la puerta porque no hay nada forzado y luego escaparon por techos de los vecinos”.

"Los ladrones agarraron adentro (de la vivienda) a la señora que cuida a mi suegro y preguntaron donde estaba mi suegro, pero agarraron plata y otras cosas de valor y escaparon. Por suerte no pasó nada grave más que el robo. Fue horrible lo que pasó para mi suegro y para mis nenas porque da miedo estas cosas", relató.

Fuente: Télam