Un vendedor ambulante de 57 años murió este miércoles en un hospital de Santa Fe luego de agonizar durante una semana como consecuencia de las heridas que recibió al ser atacado por un grupo de vecinos que lo acusaban de violar a una adolescente de 14 años.

La policía provincial identificó al fallecido como Fabio Santiago Borda, quien se encontraba internado en el hospital José María Cullen de la capital provincial desde el miércoles pasado, cuando fue atacado por un grupo de personas que lo acusaban de haber violado el día anterior a una chica a la que habría abordado mientras estaba sola en su casa.

Los vecinos también incendiaron la vivienda del hombre, situada en Aguado y Moreno, en el barrio Santa Rosa de Lima.
Borda, quien era investigado por abuso sexual calificado por la fiscal Alejandra Del Río, murió pasadas las 4 debido a heridas punzantes y traumatismos severos de cráneo y tórax por las cuales había sido intervenido quirúrgicamente.

Todo comenzó el martes de la semana pasada en una vivienda de Padre Quiroga al 2800 donde, según lo denunciado por una adolescente de 14 años, el vendedor ambulante se aseguró de que estuviese sola y la atacó sexualmente. Según el testimonio de la víctima, el hombre la violó en una de las habitaciones y antes de retirarse en su bicicleta le dejó un billete de cien pesos.

La chica relató lo sucedido cuando llegaron sus familiares, que realizaron la correspondiente denuncia policial, por lo cual la fiscal Del Río ordenó medidas para identificar y apresar al sospechoso. Pero un grupo de personas lo halló antes, quemó su vivienda y lo agredió a golpes y con armas blancas hasta provocarle heridas graves. Agentes del comando radioeléctrico de la policía provincial lo rescataron y lo trasladaron hasta el hospital Cullen, donde murió en la madrugada de este miércoles.

La fiscal señaló a la prensa local que tenía evidencias suficientes para avanzar en una audiencia imputativa y para acusar a Borda por el ataque sexual contra la menor. Además, el ataque del que fue víctima el acusado derivó en el inicio de una causa por tentativa de homicidio que es investigada por el fiscal Gonzalo Iglesias, que ahora cambiará de carátula, y en la cual no había sospechosos identificados.