El cádaver de Victor Manuel Ibarra, en el lugar donde cayó desde lo alto.

Un hombre de 67 años, identificado como Víctor Manuel Ibarra, fue hallado sin vida en Berisso. El fallecido fue apuñalado por la espalda y arrojado desde un techo. Era conocido como el borrachín del barrio, por eso muchos pensaron que se había caído solo. Todo cambió cuando supieron que tenía una puñalada. Por el momento, no hay ningún detenido.

El hecho ocurrió en la zona de 125 y 66, donde un vecino encontró en la vía pública el cuerpo de la víctima y dio aviso a la policía. Al llegar los efectivos del Comando de Patrullas Berisso, dirigidos por Javier Scheidegger, interrogaron al propietario de la casa ubicada frente al sitio donde se encontró el cadáver.

El hombre afirmó a los policías que conocía a la víctima, ya que le permitía dormir en el techo de su vivienda. Según comentarios del dueño de la propiedad, el hombre era un indigente que no tenía casa, por lo que le había armado una carpa en el techo para que pudiera pasar la noche allí y guarecerse del frío.

También les contó que la víctima tenía problemas con la bebida. Debido a los testimonios del propietario y al hecho de que, a primera vista, el cuerpo sólo presentaba golpes en la cabeza, los efectivos consideraron que se trataba de un accidente en el que, probablemente, la víctima se había alcoholizado y luego había caído del techo.

Sin embargo, cuando los forenses llegaron al lugar y examinaron el cuerpo, hallaron una herida de arma blanca en la espalda del sujeto, por lo que de inmediato se estableció que se trató de un homicidio. No se descarta ninguna hipótesis. No se tiene ninguna sospecha tampoco sobre el móvil del crimen. Hasta ahora solo han descartado que se haya tratado de un robo y afirmaron que la víctima “vivía en muy malas condiciones”.

Por otro lado, los forenses determinaron que el homicidio ocurrió seis horas antes del hallazgo del cuerpo. El hermano de la víctima aseguró en diálogo con la prensa local que “los vecinos no escucharon ruidos, sólo el ladrido de los perros”. La policía se encuentra analizando las cámaras de seguridad de la zona, para poder dar con pistas de el o los autores del hecho.

Según los peritos, la herida fatal fue una puñalada en la espalda, a la altura de la costilla 12, del lado derecho, con una profundidad aproximada de 4 centímetros. La causa fue caratulada como “homicidio” y es investigada por la comisaría 4ª de Berisso. También buscan testimonios de los vecinos que hayan visto o escuchado algo que ahora les resulte llamativo. Los vecinos estaban conmocionados porque le tenían cariño al hombre, a quien ayudaban y de quien no sabían que tuviera problemas con alguien.