Eran las 6 de la mañana cuando  Franco Matías Sánchez (25) y un amigo volvían de bailar. Iban a la parada de la línea 177, a metros de uno de los cruces de calle más populosos de Temperley. Pero jamás llegó.

En el camino, un grupo de jóvenes lo cruzó y le propinó una feroz golpiza que, en menos de 24 horas, logró arrebatarle la vida. A Franco lo patearon, le pegaron y le rompieron la cabeza con una piedra. Su familia dice que, además, le robaron la billetera.

Franco, que tenía dos hermanos mayores, dos medio hermanas adolescentes y una hija de 4 años. Volvía a su casa de Banfield, donde vivía con su papá. Ambos se dedicaban a la albañilería.

Al llegar al hospital Gandulfo, notaron que debido al a complejidad de sus heridas, debía ser trasladado a "El Cruce", en Florencio Varela. Una vez más, Franco jamás llegó: murió antes.

¿Y el amigo de Franco? Según las primeras informaciones, habría logrado escapar del lugar corriendo y cuando regresó encontró a su amigo abandonado en la vereda, con la cabeza destrozada.

La causa quedó en manos de la UFI N°7 de Lomas de Zamora y el fiscal Gabriel Lo Schiavo recaratuló la misma como “homicidio en riña”, aunque su cículo más íntimo cree que todo fue debido a un asalto más brultal de lo esperado. 

Ver más productos

San Nicolás Bari, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Nicolás de Bari

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos