Un hombre fue herido de un balazo en una pierna por un delincuente que le robó su camioneta cuando acababa de dejar a su hijo y a su esposa en un colegio privado de la localidad bonaerense de Olivos, informaron este martes fuentes policiales.

El hecho ocurrió cerca de las 19 del pasado lunes en la calle Tucumán 1200, frente al Northlands School, en esa localidad del norte del conurbano, y el hombre llamado Agustín Casabal (46), un empresario vitivinícola, permanecía este mediodía internado en terapia intensiva en una clínica privada de la Capital Federal.

Según las fuentes, todo comenzó cuando el hombre llegó junto a su esposa y uno de sus hijos a bordo de una camioneta Toyota Hilux color oscura al colegio aparentemente para participar del acto de fin de curso.

Una fuente policial explicó que la esposa y el niño descendieron de la camioneta e ingresaron al colegio mientras que él avanzó unos metros para intentar localizar lugar para estacionar.

En ese momento, fue abordado por al menos un delincuente que apareció caminando, lo amenazó con un arma y le exigió la camioneta.

Por razones que aún se desconocen, el asaltante le disparó un balazo en una pierna al conductor y se fue con el vehículo.

En tanto, el hombre fue auxiliado en el lugar por su propia esposa que, al escuchar el disparo, salió del colegio a ver qué había ocurrido.

Los testigos y vecinos llamaron a la policía y a una ambulancia y, tras más de media hora, fue trasladado al Hospital de Vicente López, donde fue atendido por los médicos y, luego, derivado al Instituto Argentino del Diagnóstico, en la Capital Federal, donde este mediodía continuaba internado en terapia intensiva.

Allegados a la familia aseguraron que el hombre, quien posee viñedos en la localidad de Agrelo, en Mendoza, padecía alguna enfermedad que lo obligaba a tomar anticoagulantes, por lo que perdió gran cantidad de sangre al momento de ser herido.

"Sigue en terapia intensiva. Estamos rezando por él. Por suerte está fuera de peligro, pero va a tener una larga recuperación”, dijo un allegado a la familia.

Daniel, un vecino que es ex enfermero y auxilió al hombre en el lugar donde fue atacado, relató a C5N que se encontraba justo en el colegio cuando le preguntaron si podía asistir a la víctima porque estaba perdiendo mucha sangre.

"Cuando llegué le salían borbotones de sangre de la ingle, su mujer me ayudó y lo asistimos, le puse mi remera en la herida e hice presión hasta que llegó la ambulancia que tardó media hora, pareció una eternidad”, manifestó.

Además, Daniel comentó que el hombre “habló todo el tiempo, estaba lúcido y daba la patente del auto para ver si las cámaras podían agarrar a esta gente”, y que en el lugar “había muchos vecinos que trajeron toallas cuando se llenó de sangre la remera” que estaba utilizando.

En tanto, Laura, madre de un alumno del Northlands School y vecina de la zona, dijo que “no hay cámaras de seguridad del municipio en la zona”, aunque “el colegio tiene cámaras que puedan servir y quizás algunas casas de la cuadra también”.

"La seguridad privada del colegio es bastante grande, y se refuerza con policías de Tránsito en los horarios de entrada y de salida de los chicos”, contó, y agregó que “hace dos años habían puesto policías de civil en esos horarios”, pero que “estuvieron un tiempo y ya no están”.

Personal de la comisaría de la zona trabajaba ahora en las cámaras de seguridad del barrio para intentar identificar al autor del hecho, aunque por el momento el resultado fue negativo.

Fuente: Télam