Por María Helena Ripeta 
mripetta@cronica.com.ar 

 A la droga GHB se la conoce como “éxtasis líquido”, “el gotero” y los investigadores la llaman la droga de la violación. Fue hallada durante un procedimiento en las cercanías de un fiesta electrónica, y si bien la policía dijo que era la primera vez que se secuestraba, los especialistas en adicciones sostienen que hace varios años que los jóvenes la consumen con “fines recreativos” en las fiestas electrónicas o salidas nocturnas.

El GHB (gamma hidroxibutirato) se fabrica de forma ilegal en laboratorios, habitualmente en forma de líquido inodoro, insípido e incoloro. “A veces tiene un leve sabor amargo”, dice la médica psiquiatra Geraldine Peronace, experta en adicciones, asesora del Sedronar. “La llaman gotero porque se las encuentra en las fiestas en frasquitos marrones con un pequeño gotero, la otra forma de llamarla es éxtasis liquido, mal llamada así porque no tiene nada que ver con esa droga. Hace muchos años que se consume en nuestro país y está de ‘moda’ en Europa”, sostiene la especialista, quien relata que mucho tiempo atrás al GHB era usado como anestésico.

“Lo que buscan los chicos es la euforia. La mezclan con bebidas energizantes o alcohol, que en muchas ocasiones los lleva a entrar en coma”, continúa y agrega: “Este combo entre la droga y alcohol el mayor riesgo que tiene es el paro respiratorio”. Hay registro de chicos que entraron en coma por consumirla, pero no de muertes generadas por esta droga, ya que la ingieren de manera aislada.

Esta droga también puede ser colocada en un trago sin que el otro lo advierta y así aprovecharse de esa persona, ya sea para abusarla o asaltarla. “Genera despersonalización, disociación, pérdida de capacidad de pedir ayuda, pérdida de reflejos, amnesia, y si se entra en coma son entre 2 y 3 horas para cometer delitos”, sostiene.

Hubo casos de abusos y robos de gente que engañada consumió esta sustancia. “Esta es una droga de policonsumo, en general no es lo único que toman los chicos esa noche de consumo”, explica. “Esta droga puede generar nauseas, vómitos, convulsiones y movimientos involuntarios. En algunos casos alucinaciones. También sueño, que pasa a estupor y luego entran en coma”, sostiene la especialista.