Por Florencia Guerrero
fguerrero@cronica.com.ar

Daniel García fue asesinado el 15 de julio de 1995 en Paysandú, cuando la combi que lo traía de vuelta al país, después del partido entre Argentina y Chile, fue emboscada por un grupo de hinchas de Morón y de Tigre. Quiso el destino que estuviera en ese vehículo con simpatizantes de Platense y de Defensores de Belgrano, él que era de Boca, y quiso la violencia del fútbol que los barras tuvieran la zona liberada para explotar su furia.

"Lo invitó un muchacho de Belgrano, para ir y venir en el día. Para mi hijo, a los 19 años, fue como ir de excursión a ver a la Selección, era el primer partido al que iba en su vida", dijo a Crónica la madre de la víctima, Liliana García, que recordó este mes con dolor los 25 años que pasaron desde aquel día en que apuñalaban al joven de 19 años, y la tragedia en la que vive su familia desde entonces.

Daniel García tenía 19 años cuando lo mataron.

En una causa que durmió en Uruguay, bajo la gestión del juez Otto Alfredo Gómez Borro -con varias denuncias de corrupción por querellantes de otras causas-, hasta caer prescrita, la hipótesis familiar es que Daniel fue víctima de una interna entre Defensores de Belgrano y Tigre. Liliana lo sabe bien, porque cuando en su investigación paralela a la de la Justicia, que no se movía, empezó a tirar de los hilos, supo que los atacantes eran todos empleados municipales de Morón y de Tigre.

Y fueron esos contactos políticos argentinos los que cruzaron el charco y llegaron hasta la costa uruguaya donde después de Gómez Borro la causa pasó por las manos de varios jueces. "Viajaba con mi marido todas las semanas, llevaba yo misma a los testigos hasta el juzgado. Los fui a buscar a los clubes sola. El juez Borro me gritaba y maltrataba para amedrentarme, fue una locura", recuerda Liliana.

"Nunca se investigó nada acá ni en Uruguay", explica la madre de la víctima, "pero allá fue tremendo. Mandaban exhortos a la Justicia argentina en los que le pedían que les preguntara a los barras: '¿Usted es barrabrava?'. Parecía un chiste".

A 25 años, la familia sigue esperando Justicia.

Por aquellos años, el número uno en la barra del Gallito era Jorge El Zurdo Ruiz, que luego llegaría a presidir el club. Si bien él no estuvo, tampoco habría colaborado aportando datos sobre los sospechosos Máximo Manuel Zurita, apodado el Gordo Cadena, Ramón Negro Café Toledo, José El Flaco González y Carlos Alberto El Negro Carli Salomón.

Por el lado del Matador, están Roberto El Mono Britos y Rubén Manzanita Lezica y el que algunos señalaban como quien apuñaló a Daniel: Miguel Ángel El Gallego Lobato.

"Todos siguieron con sus vidas. A mí con la muerte de mi hijo se me fue parte de la vida, mi marido no soportó todo lo que vivimos y tuvo un ACV", dice la madre de Daniel, el joven taxista de Saavedra que nunca tendrá justicia.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos