Güemes al 3700. Donde hicieron el allanamiento.

Una señora de 65 años y sus dos hijos de 24 y 26 fueron detenidos en Bahía Blanca, acusados de mantener cautivas a dos mujeres, quienes sufrieron maltratos, abuso sexual y hasta mordeduras de perros en una casa de esa ciudad bonaerense, informaron fuentes policiales.

Según los investigadores las dos mujeres tenían relación con los dos jóvenes ahora detenidos y una de ellas se encuentra internada en terapia intensiva como consecuencia de los golpes que presentaba en distintas partes de su cuerpo.

Los investigadores policiales identificaron a los detenidos como Fernando Rubén (26) y su hermano Gonzalo Leonardo Benítez (24), como así también su madre María Esther Llanos (65).

Personal de DDI detuvo a los marginales.

El hecho fue descubierto en las últimas horas del lunes, cuando personal de la comisaría 4a.de Bahía Blanca tomó conocimiento que en el Hospital Interzonal de Agudos "José Penna" había ingresado una joven de 18 años, de nombre Aldana García, en grave estado, producto de diversos golpes en todo el cuerpo.

"La mujer había sido encontrada por un familiar en una calle de Bahía Blanca, se hallaba desorientada y la trasladaron al centro asistencial", agregó una fuente de la investigación, quien aclaró que la víctima se hallaba "en muy mal estado".

Pese a la gravedad de las heridas, la mujer logró relatar en el centro asistencial que había sido agredida y abusada sexualmente por su pareja y aportó el nombre y el domicilio en el que se habría producido el ataque, en la calle Güemes al 3700.

"La mujer se encuentra internada en terapia intensiva del hospital debido a la gravedad de los golpes recibidos", explicó el investigador.

Tras ser notificados del hecho, integrantes de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) junto con personal policial y la unidad fiscal a cargo de Marcelo Romero Jardín, se dirigieron a la vivienda de Benítez, a quien detuvieron apenas ingresaron.

Además, en el fondo de la misma se encontró desvanecida a otra mujer, Andrea Santa Cruz de 23 años, (ex pareja del otro hermano Benítez) en grave estado y con lesiones similares a la otra joven, por lo que fue derivada al Hospital Municipal, donde fue asistida.

"Ambas mujeres tienen signo de haber sido abusadas sexualmente y presentan en sus cuerpos todo tipo de lesiones, incluso mordeduras humanas y de perros en miembros superiores e inferiores", dijo uno de los investigadores.

El supuesto Dogo que atacó a las víctimas.

Es que dentro de la vivienda se hallaban dos perros, uno de raza Dogo Argentino y otro Rottweiler, que serían los que atacaron a ambas mujeres.

El Rottweiler de la familia.

Fuentes policiales aseguraron que Gonzalo Benítez fue detenido horas después durante un allanamiento, al igual que la madre de ambos hermanos.

Los dos hermanos y su madre fueron trasladados a una sede policial a la espera de ser indagados en las próximas horas por el fiscal Romero Jardín, quien a su vez dialogó con la prensa y relató cómo fueron los allanamientos.

Romero Jardín relató que, como se trataba de un caso de violencia de género, "se procedió a instalar una consigna policial en la vivienda para requerir una orden de allanamiento para verificar el interior de la misma". Casi al mismo tiempo que llegaba la policía a la vivienda, la madre de los hermanos Benítez llamaba al teléfono de emergencias policiales 911 para denunciar que en el patio de la casa en la que vivía había "una chica mordida por perros".

Cerca de las 16.30 del lunes, los policías decidieron ingresar, detuvieron a Fernando Benítez y hallaron a una mujer tirada en el patio de la vivienda con lesiones en todo su cuerpo. "Estaba junto a un muro medianero en un patio de grandes dimensiones, con yuyos altos con algunas prendas en su alrededor", agregó el fiscal.

Elementos secuestrados en el allanamiento. (Gentileza lanueva.com)

Romero Jardín sostuvo que "ante la gravedad del cuadro y temiendo que hubiesen otras personas más con las mismas condiciones decidí hacer un allanamiento de urgencia en la vivienda".

El fiscal comentó que en la finca se encontraban dos perros que debieron ser reducidos por personal policial. Además, contó que "la joven de 18 años había contactado por Facebook a Fernando Benítez y mantenía una relación con él desde hacía dos meses, en tanto que la otra mujer tenía una relación con el otro Benitez, Gonzalo, desde hacía cuatro meses".

"Apararentemente estaban privadas de la libertad y por lo que pudimos apreciar estaban en un dormitorio de la vivienda de escasas dimensiones, en la parte trasera", afirmó el fiscal, quien agregó que tanto los hermanos Benítez como su madre quedaron en calidad de detenidos porque se sospecha que había una "coautoría funcional", ya que "todo se desarrolló en una vivienda de escasas dimensiones".

"En la casa hay sólo dos dormitorios que están enfrentados y se encontraron rastros de elementos utilizados para lesionar a las mujeres, sogas, puertas atadas con sogas desde afuera donde se encontraban las mujeres en condiciones paupérrimas", dijo.

"En ambos casos las mujeres habrían sido abusadas como así también torturadas. Hubo un ensañamiento terrible y las chicas presentaban lesiones puntiformes y hasta mordeduras de perros y humanas", agregó.

Los investigadores determinaron que la familia de una de las víctimas había realizado días atrás una denuncia por paradero, ya que no la podían encontrar y suponían que algo le podía haber pasado.

Así lo policía se llevaba material para investigar. (Gentileza lanueva.com)

En tanto, los pesquisas establecieron que los hermanos Benítez realizaban tareas de albañilería, aunque recibieron declaraciones de vecinos que los acusaban de comercializar drogas en el barrio.

Fuentes policiales aseguraron que Fernando Benítez tenía antecedentes de violencia de género, ya que había sido denunciado por una joven y pesaba una restricción de acercamiento hacia ella que tenía como vencimiento junio del año próximo.

Por otra parte, el fiscal relató que, "al parecer, las mujeres nunca pudieron comunicarse con sus familiares" y que en alguna oportunidad la madre se hizo pasar por ellas y les decía que estaban bien.

Los hermanos y la madre quedaron acusados del delito de "privación ilegal de la libertad, lesiones graves y o tentativa de homicidio agravada (femicidio), reducción a la servidumbre, abuso sexual e infracción a la ley 14346 (malos tratos y crueldad de los animales)".

Así se llevaban a uno de los detenidos:


Habló la médica de una de las víctimas

La doctora Graciela González Prieto, quien atendió a Andrea Santa Cruz en el hospital Municipal, deslizó que la joven "no elimina los tóxicos del cuerpo, necesitamos recuperar la función de esos riñones [...] Vamos a evaluar si necesita diálisis"

Según indicó la médica, Andrea llegó con un cuadro de deshidratación y presenta lesiones en distintas partes de su cuerpo. 

"Tiene hematomas producto de golpes, lesiones que parecen ser producidas por mordeduras de perro y otras que no podemos decir si fueron producidas por personas. Son muy feas, muy graves, muy profundas", aseguró.

Cuando llegó al Hospital Municipal, Andrea contó que había pasado dos días en el patio de la casa donde la tenían secuestrada, de acuerdo con el relato de la doctora.

"Es la primera vez que veo algo así en este contexto. Vi cosas peores por accidentes viales, pero no por esto", afirmó la médica. 

Fuente: Télam