Una familia de la localidad misionera de Eldorado fue desvalijada mientras se encontraba en un juicio por un violento asalto sufrido en 2014, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho se registró el jueves por la mañana en la vivienda de los Nolff, ubicada en la calle Asunción, distante a unos 200 kilómetros al norte de Posadas, donde al menos dos ladrones entraron y se llevaron joyas, electrodomésticos y otros elementos de valor.

El hecho coincidió con la ausencia de sus ocupantes que, en ese momento, asistían a la etapa de los alegatos de un juicio oral y público por un violento robo que sufrieron en 2014, por el cual son juzgados dos asaltantes.

De acuerdo con la denuncia realizada por Claudia Nolff, de 50 años, los desconocidos ingresaron a la vivienda tras violentar una ventana y se llevaron una tarjeta de débito, dos relojes, una notebook, dos consolas de juego PlayStation, una filmadora y varias joyas.

El valor de los elementos no fue estimado por la damnificada, quien en el interior halló rastros de que al menos uno de los delincuentes se cambió de vestimenta, ya que encontró un par de zapatillas y un jean usados, además del faltante de un pantalón y zapatos.

En la investigación intervinieron efectivos de la comisaría tercera y de la policía científica que desplegaron un operativo para dar con los autores, según las disposiciones emanadas de la unidad regional de la policía de Misiones.

Al momento de registrarse el hecho, los miembros de la familia Nolff asistían al enjuiciamiento de Miguel Ángel Robalde y de Jorge Fabián Duarte, acusados de “robo doblemente calificado por lesiones graves y por el uso de arma de fuego”. El dúo está acusado por el asalto a Manfredo Nolff, ocurrido el 20 de diciembre de 2014, quien fue amenazado por al menos tres encapuchados y armados cuando ingresaba en su propiedad.

Los ladrones revisaron la casa y se llevaron tres mil pesos y tarjetas bancarias, tras lo cual le propinaron una brutal golpiza a Manfredo y obligaron a su hijo a trasladarlos hasta el comercio de propiedad de los Nolff, ubicado a unos dos kilómetros del lugar del hecho, de donde robaron 20 mil pesos y huyeron.

El caso fue investigado y derivó en la detención de Robalde y de Duarte, para quienes el fiscal del caso pidió una pena de ocho años de prisión, en un proceso en el cual el primero denunció una supuesta complicidad policial en el hecho, cuya veracidad será analizada por los jueces.
 

Fuente: DyN