El fiscal de instrucción de Deán Funes, Martín Bertone, dijo que los fallecidos fueron identificados como Silvia Ibarra (57) y Héctor Cabrera (63), quienes fueron encontrados por el hermano de la mujer, llamado Elvio.

Según el funcionario judicial, el hombre avisó a la Policía luego de que en la vivienda situada en Güemes 125 de Quilino, localidad situada a 150 kilómetros al norte de Córdoba capital, halló a su hermana muerta con un disparo de arma de fuego.

Además, Elvio Ibarra dijo que a un costado también estaba muerto el supuesto femicida, por lo que se hizo presente en el lugar la Policía Judicial. 

"En la vivienda donde sucedió el crimen hay una escopeta y en el cadáver de la mujer se encontró un impacto compatible con el de una escopeta y en el cuerpo de él también, se lo encontró sentado con el arma entre piernas", precisó el fiscal. 

Bertone enfatizó que "no hubo ninguna denuncia previa de violencia por parte de la mujer, ni el hombre tenía antecedentes penales, ni imputado, ni nada"

El fiscal dispuso que este jueves se realice la autopsia a ambos cadáveres.
Bertone informó que estas personas no convivían, ya que cada uno de ellos habitaban en su propia casa.

La mujer vivía sola con su nieto de 14 años, dado que sus hijos son independientes, mientras que Cabrera había enviudado hace cuatro años.

El fiscal añadió que hacía poco tiempo que habrían empezado una relación sentimental sin que lo supiera el resto de sus allegados porque la mujer era amiga de la esposa del presunto femicida. 

"Recientemente tenemos la declaración de un hombre que empezó a verse con la mujer asesinada, se supone que con motivo de esta situación ella rechazó al femicida y éste la habría matado y se habría suicidado", precisó Bertone, quien aclaró que "el episodio está en investigación".