Mientras disfrutaba de una tarde de sol con sus hijos en Plaza Paso en pleno centro de la ciudad de La Plata, Nadia Mariscal, una joven de 35 años, fue baleada en el rostro. La muchacha fue trasladada al Mater Dei, donde recibió atención médica.

"Sentí que me cayó algo en la nariz, que me dolía muchísimo y empecé a sangrar", cuenta Nadia sobre el episodio que vivió el jueves a las 4:30 de la tarde cuando pretendía disfrutar de una helado con sus dos hijos en la plaza.

La víctima, que creyó que se trataba de un "piedrazo" o de alguna rama que había volado por la tormenta, fue sorprendida cuando en la guardia a la que fue trasladada le informaron que le habían disparado con "un rifle de aire comprimido".

Los doctores del Instituto Mater Dei atendieron a la joven y lograron frenar la hemorragia. "Me vio el médico, me vio el cirujano, me dieron antibióticos. Me pusieron algo para que no siga sangrando porque era impresionante la sangre que perdía".

Aunque aún no se ha identificado al autor del disparo, Nadia cree que el proyectil provino de alguno de los edificios que rodea el espacio verde ubicado en la intersección de las avenidas 13 y 14. "Sentí que venía de arriba", destacó.

"Encima tenes que alegrarte de que no te sacaron un ojo, de que no le paso a tu hijo", reflexiona la muchacha herida tras el episodio de violencia ocurrido en pleno centro, a la luz del día y a la vista de todas las personas que circulaban por el lugar. "Dentro de todo la saqué barata", concluye.