Maite Ponce tenía cinco años y dormía en un sillón de su casa cuando recibió un disparo en la cabeza que terminó con su vida. Su mamá, Damaris denunció que el ataque a tiros fue perpetrado por un grupo narco que buscaba quedarse con la vivienda para poder montar allí un búnker.

En diálogo con Crónica HD, la madre de la víctima contó detalles del duro momento que le tocó atravesar. "Mi tía llegó y me dio a la nena. Me puse a tomar mate y ella tenía sueño: le hice upa hasta que se durmió y la acosté en el sillón", comenzó relatando la mujer.

Y continuó diciendo: "Escuché más de 15 tiros y me tiré al piso. Cuando miré que Maite estaba acostada  y tenia agujero abajo del pómulo que le salía sangre. Corrimos afuera justo venía mi hermano: se sacó la remera y le tapó la herida".

Maite denunció que "no apareció ningún comando porque cuando tirotean liberan la zona una hora antes. Arreglan con la Seccional 30".

La niña agonizó algunas horas y terminó falleciendo. Para velarla, Maite tuvo que pedir ayuda porque no contaba con los medios económicos. "No tenía ni para el cajón. Tuve que hacer una "vaquita" entre los vecinos", contó.

Según denuncia la joven, los tiroteos frente a las casas del barrio son para obligar a los propietarios a abandonarlas, y allí montar un búnker para vender drogas.