Tras múltiples denuncias de damnificados, un hombre de la comunidad gitana fue detenido por la policía de la Ciudad acusado de ofrecer servicios de curación de objetos de valor que luego robaba a sus víctimas

Según la pesquisa, el imputado, Jorge G., se presentaba en viviendas de quienes lo contrataban y llenaba una jarra transparente con agua, que luego de agitarla "mágicamente" se teñía de rojo.

Por dicho motivo argumentaba que la casa estaba contaminada con energía negativa y necesita ser “sanada”. A raíz de esto, el “manosanta” convencía a sus víctimas de que debían entregarle dinero, joyas, alhajas y otros objetos de valor, ya que debía purificarlos porque allí se alojaban los “males” de la vivienda, informaron voceros policiales.

Luego, se encerraba en una habitación con todos los elementos de valor y minutos después, al retirarse, les decía a sus clientes que los había dejado debajo del colchón y que debían permanecer allí un tiempo prudencial para cumplir con el ciclo de limpieza.

Transcurrido ese lapso recomendado, las víctimas buscaban sus pertenencias y descubrían que en realidad había dinero falso y que las joyas no estaban.

Según informaron las fuentes, el imputado había drogado a sus clientes en algunas ocasiones y en otros casos los había convencido de abandonar sus viviendas unos días, para aprovechar y robar cristalería y otros elementos.

Asimismo, se pudo comprobar que el “manosanta” cambiaba de domicilio constantemente para evitar ser detectado.

Por este motivo, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 9, a cargo de Martín Sebastián Peluso ordenó tres allanamientos, dos en las localidades bonaerenses de José Mármol y Temperley, y el restante en el barrio porteño de Barracas.

En los procedimientos se secuestraron 3.2 millones de pesos y 75 mil dólares, todos apócrifos, y distintas joyas de oro, perfumes importados y elementos de cristalería entre otras cosas. 

La investigación la llevó a cabo la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 32 en conjunto con la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad. 

 

 

Fuente: Télam