Familiares, amigos y conocidos de Brenda Micaela Gordillo, la joven de 24 años que fue asesinada y cuyos restos fueron hallados calcinados en Catamarca, participaron esta tarde del lunes de una multitudinaria marcha en reclamo de Justicia por el centro de la capital provincial.

Por la magnitud de la convocatoria y la violencia del hecho, la manifestación hizo recordar a las emblemáticas marchas del silencio que se realizaban en 1990 tras el crimen de María Soledad Morales, las cuales eran encabezadas por la monja Martha Pelloni y tenían un fuerte reclamo de que se investigue a los "hijos del poder".

Esta tarde, la marcha comenzó pasadas las 18.30 en la céntrica plaza 25 de Mayo y fue encabezada por una larga bandera negra con la inscripción en letras blancas que decía " Justicia por Mica".

En el frente de la manifestación, familiares de Micaela expresaron en medio de un clima de profundo dolor su indignación por lo ocurrido y reclamaron el rápido esclarecimiento del femicidio.

Junto a los familiares, caminaron cientos de vecinos, conocidos, amigos de Micaela y hasta las compañeras del equipo de hockey en el que jugaba la víctima, quienes portaban carteles que decían " Justicia".

Cerca de las 19, la manifestación detuvo su marcha frente a la sede de la Gobernación provincial, donde los familiares y amigos se quedaron algunos minutos aplaudiendo en reclamo de Justicia.

También, los manifestantes cantaron "Ni una menos, vivas nos queremos" y mostraron fotos de la joven asesinada.