Un joven de 25 años fue condenado en un juicio oral realizado en Santiago del Estero a prisión perpetua acusado de haber asesinado a golpes y puñaladas a su ex pareja por negarse a reiniciar relaciones sentimentales en 2015, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Andrés Jiménez, quien fue condenado por el femicidio de su concubina Luciana Maribel Ferreyra (23), ocurrido el 12 de junio de 2015 en una casa tipo “rancho” de la localidad de Vinará, población del departamento Río Hondo ubicada a 90 kilómetros al norte de la ciudad de Santiago del Estero.

Según pudieron determinar los investigadores, el hombre atacó a la mujer delante de sus cuatro hijos menores de edad, luego de haberle reclamado que regresara al hogar que anteriormente compartían en la localidad de Quimilí.

Los pesquisas determinaron que Jiménez le aplicó a Ferreyra golples de puño y puntapiés y luego extrajo una navaja y apuñaló a su mujer en seis oportunidades en distintas partes del cuerpo. La mujer fue auxiliada de inmediato por vecinos del lugar, pero falleció a poco de ingresar a la sala de urgencias del hospital zonal de Las Termas de Río Hondo.

Poco antes de conocerse la sentencia, el acusado dijo que durante el incidente se le "nubló la vista" y que perdió "el control". "No sé lo que hice y pido perdón a la familia", agregó en sus últimas palabras.

El femicida en los Tribunales de Santiago del Estero. (El Liberal)

En la última audiencia, en una sala del terser piso de los Tribunales de Santiago del Estero, el tribunal integrado por los camaristas "lda Suárez de Bravo, José Luis Guzmán y María Angélica Peralta de Aguirre", condenó a Jiménez a prisión perpetua, que deberá cumplir en el Penal de Varones de Santiago del Estero.