Fabián Tablado, quien en 1996 asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló en Tigre, recuperará su libertad el 28 de febrero cuando cumpla su condena. Sin embargo, la Justicia ordenó una nueva pericia psicológica y psiquiátrica para determinar si es peligroso para su ex esposa y sus hijas mellizas de 11 años y, en ese caso, tomar medidas de resguardo.

Según informaron fuentes judiciales, Tablado, de 46 años, fue trasladado este lunes a la mañana desde la Unidad 21 de Campana, cárcel donde en 11 días terminará de cumplir su sentencia, a la Asesoría Pericial de San Isidro, ubicada en la calle Moreno 623 de San Isidro, a partir de una medida dispuesta por el juez de Ejecución Penal de San Isidro Alejandro David, a pedido del fiscal Rodrigo Caro.

“Es inevitable que el sábado 28 de febrero Tablado recupere su libertad, de eso no hay marcha atrás porque cumplió su pena completa. Lo que se busca con esta medida es ver si este hombre es un potencial peligro para la mujer a la que amenazó estando preso, lo que le valió una segunda condena, y para sus hijas, y que en ese caso la Justicia de Familia tome recaudo”, explicó una fuente judicial.

Caro, quien representa al Ministerio Público Fiscal en el área de Ejecución Penal de San Isidro, fue quien formuló el planteo, basándose en la Convención de Derechos del Niño, la Ley Provincial de Violencia Familiar, la Ley Nacional de Violencia contra la Mujer y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará).

"Va a volver a matar"

En varias ocasiones, Edgardo Aló, el padre de Carolina, reiteró que Tablado "es un asesino y lo va a ratificar si es liberado. No está apto para salir. Va a volver a matar".

"Es un psicópata y no tiene arreglo. Los jueces tienen que elegis si dejarlo preso y salvar alguna vida o soltarlo y que pese en su consciencia que asesine a alguien más", sostuvo en su momento.

Edgardo había manifestado que "la pérdida de un hijo es lo peor que nos puede pasar a una persona. Te transformás en un muerto vivo. Hace 23 años y medio que estamos peleando contra la justicia".

El crimen

El asesinato de Carolina ocurrió el 27 de mayo de 1996 en la casa de la familia Tablado, ubicada en Albarellos 348 de Tigre. Aló, de 17 años, estaba de novia con Tablado, por entonces de 20 años, e iban juntos a la nocturna de la Escuela 1 Marcos Sastre de Tigre.

Aquel día, alrededor de las 22, la pareja dio distintas excusas en el colegio, logró salir antes del horario de salida y fueron juntos a la casa de Tablado, donde no estaba su familia. Allí, de acuerdo a lo que declaró luego el femicida, tuvieron relaciones sexuales y luego se inició una discusión por celos que derivó en el homicidio.

De acuerdo a lo que se pudo reconstruir, Tablado persiguió a Carolina por varios ambientes de la casa -escaleras, cocina y garaje- y la mató de 113 puñaladas aplicadas con cuatro armas blancas halladas en la escena: una cuchilla de cocina, dos cuchillos de mesa Tramontina y un formón de carpintería.

Tablado escapó, le confesó lo sucedido a un amigo y se fue a esconder debajo del puente de la calle Tedín, en  Tigre, a unas 20 cuadras del lugar del crimen y seis de la escuela, donde, unas horas más tarde, la policía lo detuvo.

Juicio y sentencia

El juicio se realizó en 1998 y la polémica giró en torno a que la defensa planteaba que Tablado era inimputable o que al menos debía condenárselo a una pena reducida porque consideraba que actuó en "estado de emoción violenta".

Como en aquella época no existía la figura del "femicidio" y para lograr una perpetua en un crimen de pareja, víctima y victimario tenían que ser cónyuges, la fiscalía y la querella acusaron por la figura del homicidio agravado por alevosía.

Los peritos concluyeron que Tablado tenía una personalidad psicopática y que comprendió la criminalidad de sus actos, pero en un fallo dividido, por dos votos a uno, la Sala III de la Cámara Penal de San Isidro condenó a Tablado a 24 años por homicidio simple y así evitó la prisión perpetua.

Tablado gozó de salidas transitorias en 2008 y 2011, pero por distintos motivos le fueron revocadas y a fines de 2012, la Cámara de Apelación y Garantías de San Isidro le negó la libertad condicional al tener en cuenta "su inestabilidad emocional".

El femicida tuvo varias novias estando preso e incluso en 2006 llegó a casarse en el penal de Florencio Varela con una de ellas, una docente llamada Roxana Villarejo, con quien tuvo mellizas pero la relación no prosperó y se separaron.

Ella lo denunció por maltrato psicológico y por amenazas telefónicas, tanto a ella como su madre, y en un juicio abreviado que terminó el 21 de noviembre de 2013, el juez Correccional de San isidro Facundo Ocampo, lo condenó a otros dos años y medio de prisión, lo declaró reincidente y fijó una pena única de 26 años y 6 meses de prisión.

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos