Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

La localidad bonaerense de Moreno se convirtió en escenario de un tremendo suceso cuando un hombre de 39 años murió tras quedar atrapado en el tiroteo que uno de sus amigos mantuvo con un oficial de la Policía de la provincia de Buenos Aires. Testigos aseguran que la víctima pretendió impedir el enfrentamiento a disparos.

A raíz del sangriento episodio, el servidor público, quien estuvo a punto de ser linchado por la gente del barrio, fue separado preventivamente de su cargo por determinación de la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial. Al respecto, los voceros de los tribunales de Moreno-General Rodríguez afirmaron que la infortunada víctima, identificada como Marcelo Gustavo Rodríguez, de 39 años, dejó de existir al ser alcanzado por un certero proyectil en el estómago, el cual le egresó por la espalda, y por otro impacto de bala en la rodilla derecha.

El efectivo involucrado resultó ser el oficial Brian César Emmanuel Saavedra, destinado en el Comando Patrulla (CP) de Moreno. El hecho se produjo en calle Shakespeare, entre Arenales y El Salvador, en el barrio Las Catonas, donde Saavedra, de 27 años, se hallaba en compañía de su novia, llamada Laura, y uno de sus amigos, de nombre Gonzalo. 

En estas circunstancias aparecieron en esa zona un individuo apodado Rubio, una joven llamada Sabina, de 26 años, y Rodríguez, que era primo de esta última. Por motivos que se intenta averiguar, Rubio increpó a Saavedra y de inmediato se originó un tiroteo entre ambos. Rodríguez quiso mediar en esa disputa y entonces cayó ensangrentado.

Servidores públicos del Comando Patrulla (CP) de Moreno socorrieron al herido, que pereció luego de ser trasladado hasta el Hospital Mariano y Luciano de la Vega. Intervino en la causa el doctor Gabriel Alejandro Lorenzo, fiscal en turno de la Unidad Funcional Nº 4 del departamento judicial de Moreno-General Rodríguez, que dispuso la detención de Saavedra, que tiene dos años de antigüedad en la institución, a la vez que resolvió incautar la pistola Bersa Thunder Pro del oficial y que el cadáver sea enviado a la morgue de Lomas de Zamora.