Por Fernando Vázquez

fvazquez@cronica.com.ar

Un inspector de la Policía de la provincia de Buenos Aires fue salvajemente asesinado ayer a balazos por un individuo que, horas antes, había agredido a disparos el frente de la vivienda de una suboficial de la misma institución de seguridad. El cruento suceso se registró en la localidad bonaerense de Pablo Podestá, en el partido de Tres de Febrero, cuando el funcionario trató de identificar al sujeto, oportunidad en la que se originó un violento tiroteo, en el que además el criminal resultó herido y detenido por los pesquisas. Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron que la infortunada víctima fatal del ilícito fue identificada como el inspector Martín Luján Campos, de 39 años.

Así fue el hecho

Trascendió que el hecho se produjo a las 15.10 de la víspera cuando el oficial, destinado en la comisaría 11ª de Tres de Febrero, se hallaba a bordo de un Ford Focus, oportunidad en la que patrullaba, en tareas de inteligencia, la zona del denominado Barrio Remedios de Escalada porque, en la mañana de ayer, un forajido había agredido a disparos de escopeta el frente de la finca en la que habita una sargento del Comando Patrulla (C.P.) del citado distrito.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, Campos buscaba el domicilio del sospechoso, pero repentinamente vio al hampón, que portaba una escopeta de 2 caños calibre 16, y que se hallaba en el cruce de Primera Junta y Puerto Argentino, originándose un violento tiroteo al pretender identificarlo, oportunidad en el que el inspector, que se defendió con una pistola Bersa Thunder 9 milímetros, fue alcanzado por un certero proyectil en la región torácica.

Campos y el marginal, identificado como Humberto Leonardo Díaz, de 26 años y que padeció una herida de arma de fuego en la ingle, tuvieron que ser trasladados, de urgencia, al Hospital Carlos Bocalandro, en Loma Hermosa, pero el servidor público dejó de existir antes de que lo ingresaran al centro asistencial. Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de San Martín se encargaron de supervisar los procedimientos.