Un sujeto asesinó a balazos a uno de sus amigos, luego prendió fuego al cadáver, lo descuartizó con un machete y esparció sus restos por una isla de la ciudad bonaerense de San Nicolás. El suceso conmocionó a los habitantes, que no recuerdan antecedentes de semejante saña en un hecho policial en su territorio. El acusado había declarado a la policía que se le había escapado un tiro por accidente mientras habían salido juntos de pesca, pero horas después sus coartadas se cayeron por completo al encontrar los pesquisas las partes del cuerpo de la víctima.

El episodio quedó al descubierto el lunes pasado, cuando Luis Manuel Avalos, de 25 años, se presentó en la sede de la DDI local para denunciar que le había quitado la vida a su amigo Jonathan Maximiliano Carrasco, de 30, por accidente, luego de que se le escapara un tiro a la escopeta que manipulaba. 

De acuerdo a lo que publica el diario El Norte, la fiscal que entiende en la causa, Verónica Marcantonio, señaló que "el 16 de octubre me anoticia el instructor judicial Franco de Nicola que una persona, Luis Manuel Avalos, se había presentado en la sede de la DDI y había manifestado espontáneamente haber ido a pescar a la zona de las islas con un amigo suyo, Jonathan Carrasco y en medio de un accidente haberle disparado con una escopeta lo que le provocó su muerte. Inmediatamente con prefectura y policía científica nos constituimos en el sector de islas, frente a la bajada 'Botto' y de ahí nos fuimos directamente al lugar del hecho. Es un sitio de difícil acceso, con mucha vegetación, muy amplio, entonces se hizo un visu con personal de policía científica para no contaminar la escena del hecho porque no sabíamos con qué nos íbamos a encontrar”.

La representante del Ministerio Público agregó que "lo primero que vimos es un rancho de chapa acanalada, de dos metros de altura por cinco de ancho, el cual se accedía por una escalera y la puerta de ingreso estaba cerrada con candado. Al lado del rancho había un brasero con cenizas y otra fogata que presumiblemente hacía poco tiempo se había quemado. En base a eso empieza a trabajar personal de científica en busca de rastros. Debajo de esas cenizas había restos óseos que hay que determinar si son de origen humano o no. Al lado del brasero había tierra removida. Se procede a escarbar y se encuentra  ahí un brazo izquierdo”

Macabro hallazgo

Luego del descubrimiento de la extremidad humana, los pesquisas comenzaron a haxcer tareas de rastrillaje en toda la isla en búsqueda de otras partes del cuerpo. "A partir de ahí se trabaja en una búsqueda por todo el resto de la isla y se encontró una pierna derecha, cerca de la costa, escondida en unos pastizales. Llega la noche, volvemos a tomar declaración testimonial y se procede a la apertura de la puerta del rancho, cuyas llaves se las solicitamos al dueño de apellido Chaparro. Este señor tiene un hijo que está casado con la hermana de Avalos y por eso él tiene permanente acceso a las llaves del mismo. Se ve prima face manchas hemáticas y lo que podría ser la eventual escena del crimen. Al otro día se procede a la inspección del rancho y se determina con seguridad que ese fue el escenario del delito. Ahí se encuentran manchas hemáticas en una de las paredes de chapa”, añadió Marcantonio. 

Según el informe preliminar de policía científica se habla de manchas hemáticas en dos direcciones, y además se encontró un machete con sangre, un resto óseo, un hacha, dos palas, cubrecamas y ropa de vestir con sangre. 

"Personal de policía científica me informó que encontraron un escobillón con el que presumiblemente había sido con el que habría limpiado el lugar. Se secuestra también el taco disparador con sangre  lo que significa que el disparo fue a corta distancia porque impactó en el cuerpo de la víctima, si hubiera sido a más distancia el taco cae y lo que van son los perdigones. Todo esto hace hace presumir que no fue solo un disparo de arma de fuego ya que la victima podría haber sufrido un golpe con un machete también” precisó la fiscal.

Más horror

La búsqueda siguió en toda la isla y con la ayuda de unos canes entrenados "se encontraron la cabeza, el tronco y parte de la cadera, que será materia de autopsia para ver si se puede determinar algo más sobre si las lesiones fueron en vida o post morten. Eso lo podremos asegurar con las pericias que se hagan en la asesoría pericial de La Plata. Una parte la encontraron en la orilla mientras que la cabeza y el tronco los hallaron atrás del rancho, a unos veinte metros. No se descarta que fuera enterrada y un animal la haya extraído. La perito me informó que las partes encontradas fueron quemadas", contó la funcionaria judicial.

Con notable precisión, Marcantonio continuó: "Es un caso complejo, la hipótesis que tenemos es que lo mata, lo prende fuego, no sabemos si todas las partes, lo descuartiza y tira los restos en distintos sectores de la isla, algunos enterrados y otro no. Estaban solamente ellos en el lugar del hecho, no tenemos testigos y vamos a ver si el cuerpo, como digo yo, está en condiciones de hablar y permitirnos saber que fue lo que realmente ocurrió, mas allá de los dichos del imputado a quien le voy  a tomar declaración una vez que ya tenga una hipótesis para poder imputarle”

La causa fue caratulada hasta  el momento como Homicidio calificado por el uso de arma de fuego y portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización.

Relación tortuosa

Por lo que se pudo averiguar, la víctima y su presunto asesino se conocían desde la infancia y vivían  casa de por medio. Aparentemente tuvieron una buena relación hasta hace poco más de un año, momento que tuvo lugar una pelea. En ese momento Avalos le pegó con una botella en la cabeza a Carrasco para inmediatamente ingresar al domicilio, buscar un machete y tratar de cortarlo, cosa que no logró pero si hiere a la mujer. 

A raíz de esa discusión, se distanciaron y la relación se reanudó hace pocos meses. La mujer manifestó que estaba preocupada, dado que su marido no volvía y el imputado no estaba, pero ella tenía conocimiento de que sí había regresado de la isla y su marido no lo había hecho.