Macarena tiene 28 años y trabaja como policía en el partido bonaerense de Tigre. El domingo último fue desfigurada a golpes y denunció en las últimas horas a su pareja al contar que la agredió tras una discusión, en medio de la cual el hombre le quitó su arma reglamentaria, le apuntó y la amenzó con matarla.

Mantenía una relación desde hacía ocho meses con el acusado, junto a quien convivía. La joven contó que comenzó a sufrir violencia de género poco después de que ella se mudara al departamento de su novio.

El hombre le cuestionaba los varones que la seguían en las redes sociales, a través de acciones de control y manipulación. "Dame el celular que te voy a borrar a algunos amigos porque tenés muchos”, le dijo en una oportunidad, según relató.

Las maniobras piscológicas pasaron luego a la violencia física y, en una ocasión, fue golpeada con una raqueta de tenis en las piernas. Poco después, Macarena abandonó la vivienda que compartían y efectuó una denuncia por violencia de género, que derivó en que la Justicia aplicara una restricción perimetral contra el presunto agresor.

No obstante, el acusado siguió contactándola con pedidos de perdón y prometiéndole que iba a cambiar. La joven le creyó y aceptó mudarse a la casa de una abuela del hombre, que había fallecido recientemente, para volver a convivir. Pero los ataques se repitieron.

"Una vez me quiso quebrar la mano. Me manipulaba todo el tiempo. Me prohibía ver a mis amigas. No me dejaba salir", denunció Macarena en diálogo con TN desde su casa de Don Torcuato, localidad del partido de Tigre.

La brutal golpiza del domingo último

El domingo último, el hombre efectuó un comentario ofensivo sobre el cuerpo de Macarena y se inició una discusión que escaló hasta que el acusado la golpeó en el rostro, la arrastró sujetándola de los pelos y la tiró al piso.

"Me sacó el arma, me apuntó, se rió y tuve miedo de que me matara. También me dijo: ‘¿Querés ir con tu hermana?’. Mi hermana murió hace un tiempo. Después de eso empezó a ponerme paños fríos en la cara. Salió a comprar, se llevó mi teléfono y me dejó encerrada", contó la mujer policía.

Al regresar el hombre al domicilio, la joven aprovechó un descuido del agresor y avisó a una compañera de trabajo. Macarena fue rescatada al día siguiente y el hombre terminó detenido.

"Me comuniqué con ella para decirle que no iba a poder ir a trabajar y, sobre todo, para que supiera mi ubicación por si yo terminaba muerta. A las horas llegaron los patrulleros, me rescataron y a él se lo llevaron preso", relató la agente de la Policía Comunal, quien denunció al acusado por privación ilegítima de la libertad, lesiones y violencia de género.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy