Claudio Tevez junto a Carlitos en su casamiento. 

Erradicar las barras de los clubes de fútbol viene siendo una misión casi imposible en nuestro país. Sin embargo, en Almagro la cuestión es otra y dan pelea para poder cumplir ese objetivo, a pesar de las trabas que se le presentan día a día. A fines del año pasado, el conflicto que mantiene la dirigencia con la hinchada explotó luego de que un jugador del club recibiera un balazo de goma en su cabeza, durante un partido frente a Atlético Paraná.

Ese día se contrató una cantidad de efectivos para el operativo, pero no estuvieron apostados donde tenían que estar, generándose graves incidentes que tuvieron como saldo al futbolista Franco Quiroz herido en su cabeza. Desde ese día, el presidente Julián Romeo, con el aval de los organismos de seguridad, decidió aplicar el derecho de admisión para los cinco hinchas más caracterizados del club.

Y también decidió que, en cada partido que jueguen en condición de local, no entre ninguna persona que no sea socio de la institución. Esta medida no cayó nada bien en un sector de la hinchada, que ayer le arrojó tres ladrillos al auto de Romeo, que estaba estacionado en un sector del estadio, rompiéndole todo el techo y parte del costado. Por intermedio de las cámaras de seguridad se pudo identificar al agresor: Claudio Tevez, el medio hermano de Carlitos, uno de los líderes de la barra.

En diálogo con “Crónica”, el máximo titular del Tricolor dijo que “desde que implementamos la medida de dejar entrar solamente a los socios a la cancha, así los tenemos a todos identificados, empezaron a pasar este tipo de cosas. La otra vez pintaron el auto de otro directivo y ahora esto con mi auto. No soy de dejarlo en el estadio cuando realizamos reuniones con el resto de la comisión directiva. Estando en el club se me acercó un hincha y me preguntó cuándo iban a poder volver a entrar a la cancha. Y le respondí que cuando pagaran la cuota social, como el resto. Y poco después mi auto apareció roto producto de tres ladrillazos que fueron arrojados en forma de globo por encima de una persiana. El medio hermano de Tevez fue identificado por las cámaras. Frente a lo sucedido, no se hizo una nueva denuncia, sino que se amplió, frente al fiscal, la causa que está en trámite. Vamos a seguir por este camino y no vamos a aflojar”.