Inescrupulosos delincuentes aprovechando este lunes en el horario de la siesta, el momento del velatorio del policía Gastón Ojeda, asesinado el domingo en la localidad de Napenay. Irrumpieron en el domicilio, robaron  varias pertenencias del uniformado asesinado, y desvalijaron la vivienda.

Una vez conocida esta situación, rápidamente la sociedad repudió de manera generalizada en las redes sociales la acción de los delincuentes que se aprovecharon de la situación de la familia, que al estar velando los restos del efectivo, fueron blanco de un robo.

El repudiable hecho sucedió en el barrio Nueva Esperanza, donde el policía asesinado vivía con su familia, y aparentemente los delincuentes se ocuparon de limar las rejas de la entrada, para ingresar al lugar y alzarse con algunas pertenencias, entre ellas una Notebook, denunció este lunes el suegro del policía.

Las autoridades locales lograron apresar a un sospechoso, de profesión carnicero, quien será indagado por el homicidio del funcionario público.