La cuenta de Instagram de  Nahir Galarza, la chica de 19 años que mató a su novio,  Fernando Pastorizzo, volvió a ser pública pero un dato llamó la atención: faltan dos fotos. De acuerdo a lo que explicaron allegados de la víctima, faltan las imágenes en las que estaban Nahir y Fernando juntos.

Su Instagram estaba cerrado y sólo quienes la seguían podían ver sus fotos. El candado fue puesto ni bien se conoció que la joven se había entregado a la Justicia.

Se cree que el motivo de estos cambios puede ser una estrategia de la defensa de ella, que busca demostrar que no eran pareja y así conseguir una pena menor para la chica. Si se comprueba que eran novios, podrían condenarla a cadena perpetua, al tratarse de un homicidio agravado por el vínculo.

Por otra parte, Nahir -o quien administra su cuenta- dejó de seguir a tres personas, ya que esa estadística pasó de 651 a 648.

El fiscal del caso, Sergio Rondoni Caffa, aseguró a Télam que se está investigando "si fue variado el contenido de las redes sociales" que pertenecen a Galarza y explicó que si existiese algún tipo de adulteración "es un pie para afirmar que hay un entorpecimiento" en la investigación.

" Instagram se puede abrir desde una computadora. No es necesario el uso del teléfono", afirmó el funcionario judicial, al explicar cómo se accedió a esa cuenta si la joven está impedida de usar su teléfono.

Reveló, además, que "la familia de la joven, por ejemplo, decidió bloquear su perfil de Facebook", con lo que dejó entrever que también pudo haber modificado las fotos publicadas en Instagram.

"El fiscal subrogante, Lucas Pascual, ya dio la orden para que se investigue si se observan las variaciones que se denuncian"”, reforzó el fiscal.

Algunas de las fotos que quedaron en la cuenta de Nahir

cuando no estaba pálida ●●

Una publicación compartida de Nahir Galarza (@nahirgalarza) el