Graciela Coria fue rociada con alcohol y prendida fuego por su marido, Nelson Orlando Durán, tras una discusión en la vivienda que ambos compartían en la calle Sarratea al 2600, en la localidad bonaerense de Quilmes. Producto de las quemaduras que recibió en el rostro y en el tórax, permanece internada "en coma inducido pero estable".

Así lo confirmó Juan Manuel Fragomeno, director del centro de salud donde se encuentra. "Como vamos hasta ahora el pronóstico es bueno y se está reponiendo bien. Las quemaduras fueron en la cara, en el tórax y en los miembros superiores, por lo tanto comprometió la vía aérea respiratoria", explicó.

"En estos momentos se encuentra hemodinámicamente estable y está con un coma inducido", agregó. "Sus quemaduras serán tratadas posteriormente ya está trabajando un cirujano plástico y cómo hoy en día la cirugía plástica hace milagros, pienso que va a quedar muy bien", aventuró Fragomeno.

Coria se encuentra en una zona aislada, acompañadas por familiares y amigos. Sobre el motivo de las quemaduras, en tanto, el médico prefirió no aventurarse: "No sé la causa por la cuál se produjo el hecho". 

Al respecto, la fiscal que investiga el caso, Mariana Curra Zamaniego, estableció que la mujer fue rociada con alcohol y prendida fuego de forma intencional, por lo que ordenó la detención de su marido acusado por el delito de "tentativa de homicidio".