Martín Sánchez, el hombre que fue baleado ocho veces por delincuentes que quisieron secuestrarlo en Ramos Mejía, partido de La Matanza, falleció luego de varios días de agonía.

El hombre circulaba en su Volkswagen Scirocco por Lomas del Millón cuando fue interceptado por un grupo de malvivientes que quisieron capturarlo. La víctima se resistió y los ladrones lo balearon. De los ocho disparos que efectuaron, tres impactaron en el cuerpo de Sánchez quien fue trasladado al Hospital Paroissienne, de Isidro Casanova. 

Martín se sometió a dos intervenciones, por lo que su familia comenzó una campaña para conseguir dadores de sangre. Sin embargo, el sábado al mediodía, allegados de la víctima anunciaron a Crónica la muerte de Sánchez.