Un agente del Servicio Penitenciario Federal que había sido baleado el domingo último en la cabeza por delincuentes que intentaron robarle su auto cuando estaba detenido a un costado de la autopista Riccheri, en la zona de Ezeiza, murió este miércoles por la tarde, informaron fuentes policiales.

La víctima, el agente del SPF Lucas López Marcat (25), permaneció internado desde hacía tres días tras ser atacado durante un asalto. El hecho ocurrió el domingo por la noche en la zona parquizada, a un costado del kilómetro 23,300 de la Riccheri, cuando el penitenciario, quien se hallaba franco de servicio y vestido con ropa de civil, estaba conversando con una amiga dentro de su auto Peugeot 307 color negro.

En cierto momento, llegó al lugar un Peugeot 206 gris con cuatro ocupantes a bordo que descendieron armados y amenazaron a López Marcat y su amiga con fines de robo.

Ante esa situación, el hombre pretendió evitar el robo y se resistió, por lo que extrajo su arma de fuego que le provee la fuerza y se originó un intenso tiroteo, en el cual la víctima cayó herida de un balazo que ingresó en la zona derecha de su cabeza.

La amiga del penitenciario llamó de inmediato al 911 y denunció lo sucedido y varios patrulleros concurrieron al lugar.

El joven fue trasladado de inmediato al Hospital de Ezeiza, donde fue atendido y luego derivado a un centro de mayor complejidad en el que quedó internado hasta este miércoles que falleció a raíz de las lesiones sufridas.

En tanto, los policías comenzaron a buscar a los agresores pero hasta el momento el resultado fue negativo. El ahora homicidio es investigado por el fiscal Carlos Hassan, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 2 de Ezeiza, que depende del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

Fuente: Télam