Erika Perezlindo murió este domingo después de agonizar durante una semana, como consecuencia de las heridas recibidas mientras prestaba funciones de tránsito, en un operativo que se llevaba a cabo sobre la Panamericana el domingo 19.

La joven tenía 25 años, era madre de dos hijos, y se desempeñaba en la Policía Local de Pilar. Sufrió durante el episodio severos traumatismos en el cráneo y aplastamiento torácico, que desembocaron finalmente en su deceso.

 

El trágico accidente se produjo cerca de las 6:30 del domingo 19 de noviembre, en el kilómetro 46,400 de esa Autovía. El conductor acusado de atropellarlos fue identificado como Diego Gabriel González de 33 años, quien permanece detenido.