En los tribunales de Gualeguaychú, Entre Ríos, Nahir Galarza declaró durante dos horas. Allí, la joven recordó que no era novia de Fernando Pastorizzo, de 20 años, quien según dijo era violento y drogadicto.


En palabras de la propia joven: "Fernando se drogaba", y la acosaba llamándola todo el tiempo. Además indicó Pastorizzo tenía relaciones sexuales con ella "a pesar de que yo no quería, y me lastimaba en las zonas íntimas. Nunca se preocupaba por mí. Sólo quería saber qué hacía".

Durante su descargó frente a la Justicia, que duró dos horas y no tuvo preguntas de los jueces, Galarza comentó que con la víctima fatal: “No éramos novios, nunca fuimos. No conozco a sus papás ni salgo con sus amigos. Sólo nos veíamos de madrugada para tener sexo”.

Mientras que sobre el trato que recibía por parte del joven ahora fallecido dijo que “en el último año se fue poniendo peor. Me decía zorra, desesperada, puta, si me veía con alguien me agarraba de los pelos, me recriminaba por qué me veía con otros chicos”.

En esta línea recordó que una vez tuvo una discusión con Pastorizzo dentro de un boliche y que este la sacó de allí arrastrándola por el piso y que por esta situación ella quedó “con toda la pierna en carne viva”. Mientras agregó que sobre estas situaciones de violencia: “Es verdad que no le contaba nada a nadie porque me daba vergüenza, pero después mi mamá se dio cuenta y le conté todo”.

Sobre una pelea sucedida el 25 de diciembre pasado en un boliche, aseguró que ella estaba junto a Rafael, el joven que declaró frente a los jueces que no eran novios sino “amigos con derecho” y que esto enfureció a Fernando, tanto que la agarró del cuello y fue defendido por una amiga, Sol Martínez, quien golpeó a Pastorizzo para que la soltara.

Más tarde, y ampliando lo ocurrido esa noche recordó: “Me dijo que quería hablar, pero en realidad me insultó. Yo me defendí, él me mordió la mano y me arrancó un anillo. Me quedó la mano violeta”.

En tanto, sostuvo que en dos oportunidades dos hombres la rescataron mientras Fernando la tenía fuerte de los brazos, la sacudía y le gritaba todo tipo de insultos.

"Una vez un hombre salió con un bate y él dejó de agredirme. En otra oportunidad un chico más alto que Fernando nos separo y le dijo cómo podía maltratar a una mujer", enumeró.

Respecto al momento del homicidio dijo que los disparos se produjeron "por accidente" y más tarde recordó que con Fernando se bloqueaban y desbloqueaban tanto en la aplicación de mensajes Whatsapp como en sus diferentes perfiles de las redes. 

Además, según publicó el medio local eldiaonline.com, Nahir comenzó su declaración diciendo: “Tuve mi primera relación con él (Fernando) a los 16”, y sostuvo que Fernando no era su novio porque “nunca me planteó algo serio, yo hacía mi vida, cada uno por su lado”.

“Yo me seguía viendo con otro chicos. Nunca fue mi novio. Ninguno habló del tema. Nunca me presentó en su casa y yo tampoco”, indicó la joven acusado de homicidio.

En cuanto a la relación violenta comentó: “Siempre terminaba lastimada y ni siquiera le daba importancia. Cuando se enojaba conmigo tiraba todo, gritaba mucho, no le importaba nada, pero el año pasado empeoraron las cosas”.

En referencia a la ruptara en la relación dijo: "Me empecé a alejar de él cuando supe que estaba en el tema de la droga. Lo bloqueaba y empezaba a llamarme todo el tiempo. Por momentos no podía usar el celular . A la noche llegaba a tener 100 llamadas perdidas. Aparecía en casa o llamaba al fijo y después de enojarse porque no lo atendía o lo tenía bloqueado, me pedía perdón y luego decía que yo tenía la culpa de que me hablara así, y decía que no lo iba a hacer más. Lloraba y yo me sentía culpable. Me daba lástima, no quería que se sintiera mal, entonces seguíamos hablando".

Por último, recordó la trágica madrugada del 29 de diciembre de 2017 y afirmó que los disparos fueron
“accidentales” mientras destacó que: “Nunca le deseé la muerte a nadie”.