La chica de 19 años, detenida por el asesinato de su novio Fernando Pastorizzo, simuló un secuestro hace tres años, según los resultados posteriores realizados por los investigadores policiales y especialistas médicos. 

En 2014, Nahir estuvo varias horas ausentada de su hogar y nadie de su familia sabía nada de ella. Recién se apersonó en su casa en horas de la noche denunciando que había sido abordada, drogada y subida a un coche cuando salía del colegio, la Escuela Normal Olegario Victor Andrade.

Sin embargo, a pesar de todo esto, el médico de Policía que la revisó, no constató lesiones ni marcas de ningún tipo sobre la piel y el fiscal que realizó la investigación no pudo acreditar la veracidad de lo denunciado; y el caso cayó rápidamente en el archivo.

Nunca se pudo comprobar nada de lo que contó y todo quedó sujeto a que se había tratado de una mentira para cubrir una travesura de la joven.