Nahir Galarza -condenada a perpetua por asesinar a su novio Fernando Pastorizzo- se encuentra en huelga de hambre desde el martes a las 9 de la mañana en reclamo de que vuelvan las visitas a la Unidad Penal 6 de Mujeres de Paraná.

La joven sólo toma agua y rechaza los alimentos; por ese motivo bajó dos kilos. Las visitas fueron postergadas, como en todas las cárceles del país, para evitar el riesgo de la transmisión del Covid-19.

Galarza, de 20 años, se encuentra en un mal estado anímico porque hace 45 días no ve a sus padres Marcelo Galarza y Yamina Kroh. "Las internas firmaron un acta en la que dejan constancia que están en huelga de hambre por la prohibición de las visitas", dijo una fuente penitenciaria. Tanto Nahir como sus compañeras pidieron que al menos se permita la visita de un familiar por detenida.