El crimen fue cometido el 29 de diciembre.

Nahir Galarza, la joven de 19 años detenida por el crimen de su ex novio Fernando Pastorizzo del 29 de diciembre pasado en Gualeguaychú, aseguró este martes al ampliar su declaración indagatoria que los dos disparos con los que mató a la víctima fueron "accidentales".

Fuentes judiciales aseguraron que la joven, quien se encuentra imputada por el delito de "homicidio doblemente agravado por el uso de arma y por la relación de pareja" y que podría recibir una pena de prisión perpetua en un futuro juicio oral, declaró durante casi tres horas ante el juez de Garantías y Transición de Gualeguaychú, Guillermo Humberto Biré.

El abogado defensor de Galarza, Víctor Rebossio, aseguró que la joven le dijo al magistrado que los balazos con los que mató a su ex novio fueron efectuados de manera "accidental" cuando se movilizaban en la moto de la víctima.

"Nahir contó que ella y Fernando venían desde Pronunciamiento 26, que es la casa familiar de mi defendida", explicó Rebossio, quien agregó que, además, dijo que el arma que pertenece a su padre policía, la había agarrado Pastorizzo en momentos en que se hallaban en su casa.

Galarza permaneció durante casi tres horas ante el juez Biré y, luego, fue trasladada nuevamente hacia la Comisaría del Menor y la Mujer, donde permanece detenida con prisión preventiva.

A las 17, la chica, vestida con una musculosa blanca y pantalón blanco y sus manos esposadas delante de su cuerpo, abandonó en silencio y con la mirada al frente los Tribunales de Gualeguaychú escoltada por una docena de policías que la subieron a un patrullero y se la llevaron.

El vocero de la familia Galarza, Jorge Zonzoni, dijo que la decisión de ampliar la indagatoria fue una medida solicitada por la defensa para contar detalles sobre la relación que mantenía con Pastorizzo. "Nahir Galarza se sintió apta para declarar y para contar toda la verdad", dijo el vocero.
Sin embargo, esta nueva declaración contradice lo que ella misma había dicho durante su confesión que realizó la noche del 29 de diciembre pasado ante el fiscal del caso Sergio Rondoni Caffa.

En esa oportunidad, la chica confesó que aquel viernes del crimen, mientras circulaba en la moto de Pastorizzo, al llegar a la calle General Paz 515 extrajo de entre sus prendas una pistola calibre 9 milímetros y disparó contra su pareja, "más concretamente desde la espalda".

Según consta en esa primera declaración como imputada, el crimen lo cometió con el arma de su papá "la cual estaba arriba de la heladera donde la pone siempre" y la sacó "sin que él lo sepa".

"Los dos disparos los hice con esa arma y luego di vuelta a la manzana y me fui caminando a mi casa", fueron las palabras que utilizó en su confesión del día de su detención.

Durante la noche del lunes, en el centro de Gualeguaychú se realizó una nueva marcha organizada por amigos de Pastorizzo en reclamo de Justicia, durante la cual participó el padre de la víctima, Gustavo, quien dijo que la defensa de la joven detenida dice "mentiras y pavadas que intentan ensuciar" a su hijo.

"La fuerza me la da él y toda la gente que se ha solidarizado. Fernando dejó de ser mi hijo para ser el hijo de todos", dijo el hombre, visiblemente conmocionado.

Según consta en el expediente, el crimen fue cometido cerca de las 5 del 29 de diciembre, cuando Fernando (21) fue hallado agonizando en la calle con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

El joven murió poco después y si bien Nahir (19) primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia y confesara el crimen.

Tras su confesión, Galarza fue internada en la sala 1 de Psiquiatría del Hospital Centenario por su estado de shock, y luego trasladada a una celda de la Comisaría del Menor y la Mujer, donde cumple la preventiva por 60 días dispuesta por el juez Biré, quien desestimó un pedido de la defensa para que cumpla una prisión domiciliaria, con tobilleras.