Por más que se reciba de abogada ya no podrá defenderse a sí misma, pero sí buscar algún resquicio legal que le permita acortar su condena a la pena máxima. Nahir Galarza cumple su condena perpetua (que aún no está firme) por el asesinato de Fernando Pastorizzo y ocupa sus días preparándose para rendir varias materias del segundo año de Derecho.

Resta saber si abrirán una mesa para ella, si concurrirá a la facultad o si sus profesores le tomarán examen en su celda. Galarza, de 19 años, está alojada desde el 2 de enero en una celda de 6 metros cuadrados que comparte con otra mujer, una detenida por una causa federal de narcotráfico. Además de abocarse al estudio, la joven hace gimnasia de manera regular con rutinas fuertes.

Por ahora se sabe que Galarza rendirá sus materias amparada en el derecho constitucional, pero falta que el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Concepción del Uruguay decida las fechas de las mesas en las que deberá presentarse. Además habrá que decidir si la joven será trasladada a la facultad para rendir o si los profesores acudirán para ello a su celda de la Comisaría de la Minoridad y la Mujer de Gualeguaychú, en Entre Ríos.

Nahir lee cuentos y novelas mientras permanece en su celda. La joven de 19 años está escribiendo lo que en un futuro podría ser un libro autobiográfico. "Ya que todos escriben sobre vos, es hora de que vos escribas sobre vos", le aconsejó un familiar. Y una radio es su único contacto con el exterior.