Por Fernando Vázquez

fvazquez@cronica.com.ar

Autoridades policiales de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón lograron detener a la jefa de una banda de narcotraficantes, conocida con el apodo de La Gorda, y a uno de sus cómplices, quienes se ocupaban de vender cocaína y marihuana en el interior del peligroso Barrio Carlos Gardel, en la localidad bonaerense de El Palomar.

El accionar del grupo delictivo tenía una particularidad: los marginales habían cortado una calle interna del complejo habitacional -a 200 metros de un jardín de infantes-, en la que había colocado un talud y, sobre el mismo, instalaron un kiosco, el cual era utilizado como pantalla para la comercialización de los estupefacientes.

Los voceros de la Justicia Federal de Morón revelaron que los servidores públicos realizaron 8 allanamientos en el famoso complejo habitacional y también en un barrio situado a muy pocos metros de dicho predio, oportunidad en la que apresaron inicialmente a 12 personas, quienes tuvieron que ser trasladadas hasta el Centro de Detención Federal N° 28 en Capital, pero luego quedaron en prisión la jefa de la gavilla, conocida con el apodo de La Gorda, de 50 años, y un joven, de 24.

Trascendió que las diligencias se concretaron días pasados, aunque los detalles se conocieron en la víspera. De acuerdo a lo manifestado por los informantes, los delincuentes habían cortado una calle angosta y sin nombre del barrio, entre Orense y Villegas, donde colocaron un talud y, sobre el mismo, instalaron un kiosco de pequeñas dimensiones en el que vendían, como pantalla, golosinas y cigarrillos, aunque en realidad lo utilizaban para comercializar cocaína y marihuana.

Dicho negocio -situado a 2 cuadras de un jardín de infantes-, era atendido frecuentemente por 2 mujeres, una de ellas de nacionalidad paraguaya. La jefa de la organización vivía en Villegas al 100, a 200 metros del montículo de tierra, mientras que el muchacho residía en Río Negro al 1900, donde se incautó un motocicleta Honda Wave de 150cc, que había sido robada el 7 de abril pasado en Bella Vista (en jurisdicción de la comisaría 2ª de San Miguel).

Otro de los operativos se concretó en un departamento del tercer piso, en el acceso N° 4, en el monoblock N° 2. Armas de fuego Como saldo de los allanamientos, los policías además incautaron cocaína y marihuana, patentes de vehículos, una ametralladora 22 largo carente de marca, un revólver de igual calibre, una escopeta 16 con la numeración y la marca limadas, 2 armas tumberas, municiones tanto 12 como 16 y varios aparatos de telefonía celular.

El marido de La Gorda, llamado Humberto, se encuentra prófugo. Intervinieron en la causa el doctor Néstor Pablo Barral, magistrado Federal N° 3 -secretaría N° 9, a cargo de Leonardo Julián Cano-, ambos pertenecientes al departamento judicial de Morón.