VECINDARIO. En esta humilde zona ocurrió el homicidio. (Google Street View)

Dos violentos paraguayos asesinaron salvajemente a balazos en el cuello a un humilde jardinero, de 26 años, a quien, antes de fusilarlo, intentaron colocarle un par de esposas en las manos. El cruento suceso se registró en la localidad bonaerense de Pablo Nogués, en el partido de Malvinas Argentinas, y los criminales se dieron a la fuga en un automóvil.

Los funcionarios de la Justicia reconocieron que el caso tiene ribetes confusos, ya que, previamente, los marginales golpearon y privaron de la libertad a otro muchacho, además de robarle una motocicleta. Habitantes de la zona dijeron que los extranjeros se hallarían relacionados a la venta de drogas. A raíz del episodio, las autoridades policiales realizan diligencias para apresar a los hampones.

Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron que la víctima fatal del ilícito fue identificada como Ernesto Ezequiel Ojeda, de 26 años, y que trabajaba como jardinero.

El terrible hecho se produjo en horas de la tarde del viernes pasado, cuando los delincuentes interceptaron al muchacho en el cruce de Cangallo y Stephenson, en un pasillo de ingreso a la denominada Villa La Olla, en el noroeste del conurbano provincial. Trascendió que los marginales amenazaron a Ojeda con armas de fuego y trataron de esposarlo.

Pretendió fugar

Como consecuencia de este accionar de los sujetos, el muchacho intentó huir a la carrera, pero los hampones le efectuaron 3 disparos en el cuello, provocándole la muerte casi de manera instantánea.

Finalmente, los atacantes corrieron por la calle Galileo Galilei, hasta que ascendieron a un Ford Focus gris, sin patente traseras, en el que fugaron. Momentos después, los integrantes de la comisaría de Pablo Nogués (3ª de Malvinas Argentinas) y del Comando Patrulla (C.P.) del citado distrito arribaron al escenario del terrible crimen y observaron que el fallecido tenía colocadas un juego de esposas de seguridad en la mano izquierda.

Según manifestaron los informantes, habitantes del barrio dijeron que minutos antes los asesinos, en el Ford Focus, interceptaron en la zona a un hombre llamado Cristian Federico, de 33 años, quien sería familiar de Ojeda y que se desplazaba a bordo de una motocicleta Honda Titán CG 150, chapa 976 KOG.

Los hampones golpearon a este damnificado y lo obligaron a subir por la fuerza al rodado, a la vez que le sustrajeron el motovehículo. Versiones sostienen que los paraguayos involucrados en el asesinato se dedicarían a la comercialización de sustancias alucinógenas. Autoridades policiales de la seccional realizan procedimientos con el objetivo de establecer el paradero de los responsables del crimen. Intervino en dicha causa, que fue caratulada “Homicidio”, la doctora Lorena Carpovich, fiscal en turno de la Unidad Funcional Nº 21 de Malvinas Argentinas, dependiente del departamento judicial de San Martín.