Un momento tenso y dramático vivió una familia en La Plata. Una mujer de 71 años estaba durmiendo en una habitación mientras su hija de 32 y su nieta de 10 descansaban en otra, cuando tres delincuentes ingresaron de forma violenta a la vivienda en La Plata. Uno de los momentos más crudos lo protagonizó la nena, quien ofreció entregarles sus ahorros a los ladrones a cambio de que no las lastimaran.

Virginia, de 32 años, contó al Diario el Día que todo comenzó a las 23.30 , cuando en la casa de Calle 511 y 111 de Gonnet “escuchamos tres golpes violentos y enseguida estos ladrones fueron directamente al cuarto de mi mamá, como si supieran que ahí estaban los 20.000 pesos de mi sueldo y algunos ahorros que al final se llevaron”, sugiriendo que los intrusos podrían haber contado con esa información.

Mi hija estaba tan asustada que les dijo que se podían llevar lo que tenía en su billetera”, aportó Virginia, calculando que sería “poco más de 300 pesos” contó la madre sobre el gesto de la menor.

“Aunque durante todo el asalto tuve a uno de los delincuentes encañonándome con el arma en la espalda, estaban bastante tranquilos”, aclaró Virginia. “No pude mirarlos, no me animaba y no supe qué hacer. Me empezaron a pedir plata de manera constante, era lo único que hacían. Vinieron directamente a buscarme a mí, buscaban algo específico”. Así, la mujer echó por tierra la hipótesis de un robo “al voleo”. 

Indignada, manifestó que “fue un momento difícil pero ya está, ya lo pasamos y, por lo menos, lo podemos contar”. Además, aseguró que no supo “cómo o con qué rompieron la puerta, pero le dieron con algo muy fuerte, la tenían muy clara”.

Pese al mal momento que les tocó atravesar, los maleantes no las lastimaron. Una vez que tomaron el dinero en efectivo y varios electrodomésticos, se dieron a la fuga con rumbo incierto. Sin embargo, los pesquisas creen que se fugaron en un vehículo, donde habrían cargado el botín.

Cuando los autores del hecho escaparon, Virginia salió a la calle a gritar pidiendo ayuda, por lo que fue asistida en primer término por los vecinos del lugar. Más tarde se hizo presente un móvil del Comando de Patrullas La Plata, al mando del comisario Ricardo Astopini, que hicieron las primeras diligencias y le recomendaron que radicara la denuncia. 

Por su parte, un equipo de peritos de la Policía Científica trabajó en el lugar de los hechos para tratar de dar con algún elemento de valor que lleve hasta los responsables, aunque hasta el cierre de esta edición se mantenían en la clandestinidad. La UFI de Autores Ignorados caratuló la causa como “robo calificado”.