El doble parricidio de Tristán Suárez generó enorme conmoción en familiares, amigos y los habitantes del lugar, por la saña puesta de manifiesto por el acusado, Edgardo Roberto Martínez de 22 años.

Crónica, fiel a su costumbre, estuvo en el lugar de los hechos y dialogó con Aníbal Martínez, el hermano de Dionisio Martínez, una de las víctimas, quien afirmó que, pese a que el parte oficial ya tomó estado público, "la policía aún no nos brindó datos de los hechos" y aseguró que aún tiene la esperanza de "creer en la inocencia de su sobrino. No puedo creer que haya matado a sus padres".

Las víctimas fatales.

En cuanto a los dichos de su hijo Cristian, quien acusó a Edgardo de 22 años de haber asesinado a la pareja que lo había adoptado, el señor aseguró a nuestro medio que su familiar actuó de forma impulsiva.

El posteo del sobrino de una de las víctimas.

Al ser consultado por las pruebas que incriminan al acusado, el hombre aseguró que la policía aún no se comunicó con ellos y necesita que "actúe la justicia antes de ensuciarlo".

Otra hermana de Dionisio, quien no quiso revelar su nombre, se mostró "quebrada, sin poder reaccionar. Mataron a mi hermano, no entiendo nada, no lo puedo creer", contó a este diario en medio de la confusión por el suceso ocurrido durante la madrugada.

Dionisio y Silvia, en otra foto familiar.

Antes de pedirle a la cronista de Crónica que se retirara del lugar, "porque no quiero que lucren con la muerte de mi hermano y de su mujer", tampoco quiso acusar a Edgar porque "no sé cómo ocurrieron los hechos", reveló.